Posteado por: nelsonlombana | marzo 30, 2011

San Vicente del Caguán, Caquetá, tendrá Alcalde popular del Polo

Por Nelson Lombana Silva.- Prensa PCC

El municipio de San Vicente del Caguán, Caquetá, duramente golpeado por la violencia de los siniestros planes del Gobierno nacioanl y los Estados Unidos:  Colombia, Patriota y Consolidación cuenta con 311 veredas y sostiene un serio problema de límites con el departamento de Meta. Se mueve bajo el estigma de que es zona cocalera y guerrillera. Sin embargo, y a pesar de no contar con estadísticas claras y abundantes, se erige a nivel nacional como el municipio mayor productor de ganado, rico en petróleo, árboles, ríos, etc.

Es un pueblo de puertas abiertas, municipio que hizo parte de la zona de distensión en el marco de los diálogos entre el gobierno nacional de Andrés Pastrana Arango y el movimiento guerrillero Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo, FARC – EP.

En el marco de la campaña política que culminará el 30 de octubre con la elección de alcaldes, gobernadores, concejales, diputados y juntas administradoras locales, JAL, en Colombia, el Polo Democrático Alternativo a destacado como candidato a la alcaldía de esta municipalidad al compañero, Domingo Emilio Pérez Cuéllar.

Su juventud radiante y deseos inmensos de cambios estructurales en su pueblo natal, brotan por sus poros con entusiasmo desbordante. El trabajo serio, organizado y dirigido, le da una ventaja considerable ante los demás candidatos del establecimiento.  Estudió teología en la universidad de San Buenaventura y a pesar de ser víctima directa del larvado conflicto social y armado, por cuanto su hermano fue brutalmente asesinado, sus proyectos todos los tiene enfilado a la vida, a la paz con justicia social y al desarrollo de la comunidad.

Considera pertinente la defensa de los derechos humanos, el respeto del derecho internacional humanitario, DIH, la salida política al conflicto social y armado, desarrollar la ganadería en pequeños y medianos productores, para lo cual propone la construcción de frigorífico popular que permita bienestar a la comunidad.

Esta entrevista es profundamente humana, pero también política y de gran contenido para los que aspiran a ser candidatos para las diversas corporaciones públicas. Brilla en su propuesta programática la ética y el compromiso. Eso lo diferencia de los demás candidatos. La entrevista completa es la siguiente:

1.      ¿Cómo se concretan las posibilidades para usted llegar a ser candidato del Polo a la alcaldía del municipio de San Vicente del Caguán?

En el 2007 hicimos la primera experiencia con ese mismo propósito de llegar a la alcaldía de San Vicente del Caguán. En esa época, también nos avaló el Polo Democrático Alternativo y entre cinco candidatos que hubo nosotros quedamos de segundo con 1.653 votos. Hay un antecedente muy significa que teniendo en cuenta de que nos presentamos sin maquinaria, sin padrinos políticos y sin recursos y nos enfrentamos, pues, a lo que representa la tradición política en San Vicente del Caguán y quedamos de segundo.

A partir de ese momento, nosotros nos declaramos en campaña permanente, definimos unos derroteros de trabajo, el tema de la organización campesina, el tema de la acción comunal, el tema de la veeduría ciudadana, el tema de los derechos humanos y el tema del control político porque alcanzamos a sacar cuatro concejales. En torno a estos ejes estratégicos empezamos a trabajar y mantener un proyecto político de alguna manera vigente y, este año, cuando nuevamente se encienden los motores políticos – electorales entonces, nosotros nuevamente definimos que seguíamos con esa misma intención.

Realmente la gente siempre tuvo claro eso que el proyecto político continuaba y que nuestra intención se mantenía en firme de presentarnos para estas elecciones. Ese acumulado político nos permite tener un margen de favorabilidad bastante positivo de que el 30 de octubre el Polo Democrático Alternativo tendrá alcalde por primera vez en San Vicente del Caguán.

2.     ¿Cuál es la realidad de San Vicente del Caguán una vez pasa los diálogos de paz del gobierno de Pastrana con la FARC – EP?

Hay como dos realidades grandes: Una, la que se teje en el marco del conflicto armado y la otra la que tiene que ver con la presencia del Estado Social, no militar. Desde estas dos realidades, una vez se termina la zona de despeje, pues, lo que la gente sabe, nota es que se invisibiliza lo que representó para la sociedad civil todo el traumatismo que se generó con esa retoma por parte de las instituciones del Estado, especialmente las instituciones militares. Entonces, todo lo que se considera como violación a los derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario, que fue una cosa brutal porque las instituciones militares veían con un mismo rasero a toda la sociedad civil de San Vicente del Caguán, desconociendo el hecho político que había generado ese espacio como tal y que alguna manera la sociedad civil fue metida en gancho ciego como decimos en esa dinámica de despeje y una vez se termina, pues, el drama humanitario recae específicamente sobre la sociedad civil, que de alguna manera hizo vida con el actor armado ilegal que hacia presencia y hacía control en la zona.

Eso generó todo un drama social en la comunidad de la región y una de las características de ellas fueron las capturas masivas. Estas generaron toda una desbandada de dirigentes campesinos, ruptura de las mismas organizaciones campesinas, pero, al final las cosas se fueron sobreponiendo y ese modus operandi empezó a ser relegado. Ya hace un año, creo, no se presenta una captura masiva en la región del Caguán.

Lo otro que tiene que ver es con la presencia del Estado Social, que San Vicente del Caguán se ha caracterizado por mantenerse en un abandono de ese Estado Social, si sigue presentando la misma lógica de que es la presencia del Estado militar el que le va garantizar un goce efectivo de derechos fundamentales a los ciudadanos cuando la realidad es otra. Una comunidad que siempre ha vivido a merced del conflicto, le es muy complicado creer que justamente sin la presencia del Estado Social van a poder vivir.

El reclamo que viene haciendo la población civil de estas instituciones es que lo que va a conducir a la paz y va a contribuir al desarrollo real de los hombres y mujeres que habitan la zona de San Vicente del Caguán, es una presencia seria del Estado Social de Derecho y que no se reduzca exclusivamente, pues, a la responsabilidad natural del Estado militar, pero que de eso no vivimos en San Vicente del Caguán.

Hay una deuda histórica del gobierno nacional, y sobre todo, de los gobiernos municipales que desde hace 16 años para acá, hasta la fecha, se ha venido anclando una misma tradición política allí, que ha venido carcomiendo el erario público y en consecuencia de ello, agravando las condiciones de pobreza y de marginalidad de la población de San Vicente del Caguán.

Frente a ese panorama es que surge una iniciativa desde las bases de la sociedad civil, de romper con esa tradición política que ha venido generándole consecuencias muy serias a la dignidad socio – económica de los seres humanos que habitamos en San Vicente del Caguán.

3.     En el eventual caso que sea elegido alcalde, ¿Cómo va a enfrentar la aguda problemática del municipio, teniendo en cuenta que en esta zona se han acentuado planes militaristas tan devastadores como el Plan Colombia, el Plan Patriota y ahora el Plan Consolidación?

Esa es una cuestión bien difícil. Pero, hay que tener claro primero que vamos a ser elegidos es alcalde, no presidente de la república. Y en esa misma lógica uno se ubica frente al escenario político. Hay que entender que existen unas dinámicas nacionales que obligan a los gobernantes a que sean asumidas en sus respectivos entes territoriales.

Ahora, una cosa es que usted sea un invitado de piedra a asumir estos programas y otra cuestión es que usted los asuma con un criterio de defensa y promoción de los derechos humanos, por ejemplo, lo mismo que un serio respeto por el Derecho Internacional Humanitario, que en el marco del principio de distinción separa las acciones militares de las acciones civiles. Ahí, se requiere que haya un gobernante, que en eso sí nos caracterizamos, porque hemos tenido unos antecedentes como defensores de derechos humanos, que entiende que hay que deslindar el conflicto armado de la población civil. No podemos prestar todos los programas de inversión social para una promoción militar de las instituciones del Estado. El alcalde debe tener la suficiente claridad política para exigir a las instituciones del orden nacional y las que se encuentran en el terreno local como las fuerzas militares, que nosotros no estaríamos dispuestos a prestarnos para que se haga un juego mediático con los programas sociales del Estado para empoderar una estrategia de guerra, porque la sociedad civil no es un botín de guerra, es el objeto fundamental de la inversión social.

4.     Al miedo no le han hecho pantalones. ¿A usted no le da miedo?

En el 2008, mi hermano era el presidente de la corporación “Caguán Vive”, de la cual yo soy ahora su representante legal. En ese año, fue brutalmente asesinado. Con alevosía, diríamos nosotros, porque fue quemado, decapitado, dos impactos de bala en el cráneo, apuñalado, en una zona de absoluto control militar. Por supuesto, el temor está ahí a la orden del día, pero surge también algo que se llama honor, dignidad, decisión y convicción. Frente a esos principios fundamentales, asalta la necesidad imperiosa de seguir enarbolando las banderas por las cuales sujetos como mi hermano y tantos luchadores más en Colombia, han desgastado y han entregado su vida.

Estamos convencidos que la mejor forma de dignificar a nuestras víctimas es continuar realizando o llevando a feliz término todas aquellas convicciones, ideales y sueños por los cuales ellos entregaron sus vidas. Resumiendo: es una cosa de convicción también y de entender que la construcción de una Colombia diferente a la que tenemos es posible, pero requiere que quienes pensamos así y estamos convencidos de ello no claudiquemos ante el horror del Estado que ha sido histórico y que las condiciones no nos caerán del cielo sino que toca construirlas y que eso cuesta vidas  siempre y seguirán constando, claro. Pero, no por eso vamos a renunciar y nos mantenemos firmes en esa posición, en el marco de lo que consideramos el Estado Social y de Derecho.

5.     ¿Quiere decir que en su alcaldía va a estar izada siempre la bandera de la paz, la bandera de la salida política al conflicto social y armado que vive el país?

Definitivamente. Y considero que quien tiene la autoridad moral para decir por dónde es que se debe conducir y cómo se debe conducir la salida a este conflicto político, social y armado, somos las víctimas. Y quienes hemos vivido en carne propia el drama de ser víctima de este conflicto, nos asiste esa autoridad moral para decir: No es la guerra, porque el conflicto no es el silenciamiento de los fusiles, porque el conflicto también es social, porque el conflicto también es político, y por lo tanto, tenemos que orientar todos nuestros esfuerzos es para superar esas dimensiones del conflicto. Y le apostamos de manera indeclinable a una salida política y negociada al conflicto. Esas serán las banderas que en el marco del conflicto armado, enarbolaremos en nuestra alcaldía.

Además, de otros criterios que consideramos fundamental para sacar al ciudadano de la inopia en la que se encuentra, del abandono estatal, de la pobreza, de la marginalidad; ahí tendremos principios fundamentales como la ética política y la ética de la administración pública, que es una de las cosas que se necesita que los dirigentes políticos, sobre todo los gobernantes, involucren esos principios en el ejercicio de la administración pública, porque si hay un factor que genera violencia en este país es la corrupción. Esa será también uno de los caballitos de batalla y uno de los esfuerzos grandes para erradicar, o al menos lo que tenga que ver con uno, porque uno entiende que eso es un problema estructural que viene de las altas ramas del poder público hasta las bases. A lo menos en lo que tiene que ver con nosotros en el poder público, ejecutivo, en el municipio, al menos a partir de allí comenzar a cortar con ese drama y empoderar al ciudadano del común, a las organizaciones campesinas, las juntas de acción comunal en el ejercicio del poder público para que ellas también se empoderen y al menos lograr, que al finalizar este gobierno, que iniciaríamos a partir del primero de enero de 2012, que el pueblo jamás vuelva a permitir que lleguen gobernantes a San Vicente del Caguán a hacer con los recursos del pueblo y con el pueblo mismo lo que se les dé la gana. Yo creo que sería de los grandes logros en materia de recomposición del tejido social en San Vicente del Caguán, eso sería motivo de orgullo para las generaciones venideras.

NL/PCC

Ibagué, marzo 30 de 2011

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: