Posteado por: nelsonlombana | julio 5, 2011

Culminan las ferias y fiestas en el Tolima, ¿Y del Folclor qué?

Doctor Benardino Sosa Rubio (Foto nelosi)

Por Nelson Lombana Silva.- PacoCol

Culminan las ferias y fiestas en Tolima y Huila, fiestas prolongadas y comercializadas que distan mucho del auténtico folclor andino y nacional. Queda la resaca. Saldos en rojo. Huérfanos, huérfanas, heridos y uno que otro contento porque le sacó partida económica a las prolongadas fiestas, quizás un amor furtivo y ocasional o un rompimiento matrimonial. Una minoría con las alforjas llenas de ganancia, dinero convertido rápidamente en dólares.

Una persona crítica y autorizada para hablar de folclor es el doctor Pedro Benardino Sosa Rubio, secretario de la corporación folclórica del Tolima, miembro fundador de la academia de historia de este departamento, abogado y amplio conocedor de las costumbres y tradiciones de la vasta región que comprende el “Tolima Grande”, es decir, Tolima y Huila.

Se  lamenta de la pérdida de autenticidad. Según afirma, poco queda de las primeras fiestas folclóricas que comienzan en 1.959, “oficialmente”, porque desde 1.930 se realizaban fiestas reales cuando San Juan subía por el río Combeima con apoteósico acompañamiento. Se ha distorsionado el traje típico. Dice: “Hoy no se puede bailar en la calle por la ola de inseguridad”.

Para completar, señala el doctor Pedro Benardino, un alcalde se le ocurrió designar el día de San Juan como el día del tamal. “Los niños e incluso, los adultos – dice – ya no dicen San Juan el 24 de junio sino el día del Tamal”.

Recuperar las verdaderas tradiciones folclóricas constituye una labor empecinada que debe comenzar en el núcleo familiar y continuar en la escuela, el colegio y la universidad, expresa el secretario de la corporación folclórica del Tolima.

Propone la creación de escuelas de música y baile andino para que el niño tempranamente se encuentre con el folclor y aprenda a quererlo. De esa manera, se le rendiría tributo al apelativo de ser Ibagué la ciudad musical, nombre que se debe al conde francés Gabriac y data de 1.868.

La entrevista completa es la siguiente:

1.      Doctor Benardino Sosa Rubio: ¿Cómo caracteriza usted el folclor nacional, las tradicionales fiestas de San Juan y San Pedro en Tolima y Huila?

El festival folclórico colombiano pertenece a la zona andina. Se estableció por allá en el año de 1.959, ha tenido varias interrupciones: la una debido a una disputa que hubo cuando nombraron a una candidata y coronaron a otra y la otra interrupción fue cuando la tragedia de Armero. Tuvo un año de receso. De resto ha seguido. Este año se celebra la edición número 39. Tiene una institución que crearon hace algunos años y se llama la corporación festival folclórica.

Estas fiestas se celebraban ya en el siglo XIX, en el siglo XX, antes que se celebrara el festival folclórico, ya se celebraban fiestas reales que llamaban de lo cual existen testimonios escritos de que en la década del 30 del siglo pasado, se celebraban estas festividades y comprendía la embarcación de San Juan que venía por río Combeima. En esa época no estaba tan contaminado y deteriorado como está ahora, había corrida de toros en la plaza Diego Falan, que es actualmente el parque Andrés López de Galarza y también en el sitio donde está actualmente la escuela Boyacá, (calle 20 con carrera 5ª), había juegos pirotécnicos, cabalgata, coplas, rajaleñas. Lo único que no había era los “famosos” reinados.De resto tenía todo lo que debía tener una fiesta típica y tradicional en el Tolima y en el Tolima Grande, (Huila).

2.     ¿Cuáles son las características propias de las fiestas tradicionales en el Tolima?

Existe primero el reinado departamental, la celebración de la fiesta sanjuanera y después viene la celebración del festival nacional del folclor. Antiguamente, la fiesta departamental estaba dirigida por la gobernación, ahora es por cuenta de la corporación folclórica y en el desfile sanjuanero viene el desfile de las reinas del departamento. En este año, viene el desfile de las reinas municipal, pero he visto que en los últimos años no son encabezados por San Juan, que debería serlo, como sucede en Natagaima. Había unos señores que se disfrazaban de San Juan con su túnica tradicional y para hacer más amena la fiesta repartían aguardiente triestilado por toda la carrera tercera. También como sucede con el desfile de San Pedro en el Espinal.

3.     ¿Podría uno decir que estas fiestas folclóricas han perdido identidad y se han comercializado?

Pues sí, porque si nosotros vamos a las primeras fiestas folclóricas, esas sí eran verdaderamente auténticas. Las personas salían con sus trajes típicos, con su traje tradicional, la coronación de la reina era en la entrada de la gobernación, en la llamada caseta “Matecaña”, había como más autenticidad, la gente sentía más entusiasmo. Ahora, salen con unos sombreros que no son ni típicos ni tradicionales, se ponen unas botas. Han distorsionado el verdadero traje típico.

Para mí fueron las mejores los primeros festivales folclóricos, porque la gente se entusiasmaba más, era amena, se bailaba en la calle. Infortunadamente, ahora no se puede bailar en la calle por la ola de inseguridad. Me parece que hay que intentar recuperar esa autenticidad. Y para colmo de males, un alcalde de Ibagué dijo que el día de San Juan era el día del Tamal. Ahí acabó de perder su verdadera identidad, porque ya los muchachitos no dicen que el día de San Juan sino el día del Tamal y hasta los mayores. Considero que para recuperar la autenticidad debe llamarse únicamente día de San Juan o día de San Pedro. Hace falta recuperar la autenticidad. Ahora los jóvenes viven más pendientes de la música metalera, extranjera que el folclor nuestro. Muy poco.

Se necesita una escuela de música y baile andina por parte de la secretaría de industria y turismo, que exista una escuela permanente de baile, vemos que en Villavicencio, en Pasto, en Barranquilla, en Medellín, existe una escuela permanente de baile y los niños desde muy pequeños aprenden los bailes tradicionales. Otra cosa, aquí se nombra el folclor únicamente en los meses de mayo y junio. La gente no se vuelve a acordar. Se necesita que todos los meses del año se esté recordando nuestras bellas tradiciones. Hace más de 25 años no tenemos a nivel nacional una reina del folclor andino.

4.     Hablemos un poco del traje y la comida típica, maestro…

En caso de la gastronomía más que todo es el tamal y la lechona, pero también existen otras comidas típicas como son los bizcochos, los bizcochuelos y muchos otros. En cuanto al traje es con rabo de gallo rojo, su traje blanco, alpargatas y la mujer con su blusa típica y tradicional, también con alpargatas y falda floreada y muchos adornos naturales.

5.     ¿Cree usted que las fiestas tradicionales se han comercializado y han perdido su identidad?

Sí, ha habido mucha comercialización sobre todo con el trago y con otra serie de cosas, me da la sensación que se han comercializado mucho y no existen esos espectáculos de teatro, ni esos espectáculos tradicionales, mucha borrachera, mucho desorden por la avenida quinta. Mucha gente se dedica es a beber a tomar y otras a robar y otros delitos, cuando todo el mundo debería estar pensando en las fiestas tradicionales.

6.      ¿Qué hacer para recuperar la esencia de las fiestas folclóricas en esta parte de Colombia?
Es un trabajo que debiera venir desde los padres de familia, seguir en la escuela, seguir en el colegio y seguir en la universidad. Debe ser un trabajo completo e integral. Ibagué se ha dejado dominar por los metaleros, reguetoneros, hit hot, se encuentra la juventud enamorada por esos géneros. Hay infundirle desde muy pequeños nuestras costumbres tradicionales. El folclorito en los establecimientos educativos ha servido mucho, hay que reconocerlo, pero falta mucho, sí mucho.

7.     ¿Cómo se puede cuantificar el apoyo del gobierno departamental y municipal a las fiestas folclóricas?

El gobierno departamental apoya para el reinado departamental del folclor con algunos aportes. Está aportando con el renacer del sombrero típico tolimense que mediante ordenanza se creó, precisamente el 24 de junio es el día del sombrero típico tolimense que es el sombrero de palma real, ya que el sombrero tradicional de Pindo es muy difícil para fabricarlo.

Sin embargo, es necesario que se creen más aportes a estos rubros. Ahora, por parte del gobierno municipal que se creen escuelas permanentes de danzas que duren los doce meses, para que los niños desde pequeños vayan entrenando, porque tenemos sitios que son pocos utilizados y precisamente se crearon para eso. Hay proyectos pero se hace necesario que se hagan realidad. También es necesario un trabajo con las comunas. En el carnaval de Barranquilla salen todas las comunas y los barrios, cosa que no sucede en Ibagué. Hay que trabajar mucho el folclor con las trece comunas que tiene Ibagué.

Hay que recuperar la presencia en el ámbito nacional e internacional. Yo me acuerdo que la otra vez del instituto de cultura municipal fueron a España y a otros países y ganaron premios y tenían agrupaciones de valor y del instituto. Es necesario que se revivan esas agrupaciones folclóricas de la secretaria de cultura, industria y turismo de Ibagué. En el caso departamental se está intentando dar a conocer algunos sitios turísticos como Honda, Mariquita, Prado, Ambalema y otros. Tengo la propuesta que se cree el día de los platos típicos del Tolima.

Garzón y Collazos, Emeterio y Felipe, los Tolimenses, Silva y Villalba, son artistas que hacen parte de nuestro folclor, porque ellos cantaron e interpretaron los ritmos tradicionales del Tolima, composiciones de tolimenses de Chaparral, Purificación, Natagaima, Ibagué. Ellos tomaron de su fuente esencial. Es necesario que surjan otros duetos. Claro, ahora tenemos a Lara y Acosta, Rojas y Mosquera, ganadores de eventos nacionales. Pero hace falta más duetos, tríos. Algunos se encuentran concentrados en la coral ciudad musical. Ahí está el dueto viejo Tolima, que es muy importante. Se debe promover más y volver a las serenatas con música de cuerda, hoy desafortunadamente se puso de moda fueron las serenatas con Mariachis.

8.     Finalmente, ¿Por qué el apelativo de Ibagué ciudad musical de Colombia?
El conde de Gabriac, fue un conde muy importante que vino en el siglo XIX, era francés; actualmente me parece que hay una cadena de vinos Gabriac. Tenía una vocación de aventurero, así como el sabio Humboldt, que también vino por estas tierras. Hizo un recorrido junto con su secretario, antes de 1.868, (Estamos un poco equivocados en esa fecha, porque dicen que se le dio el título de ciudad musical a Ibagué en 1.886, hay una pequeña equivocación histórica porque yo estuve viendo ese libro de Viajes y ahí no habla de 1.886, habla de que él sacó eso en Europa en 1.868, lo que quiere decir que él estuvo aquí antes de 1.868) vino y se estuvo unos días encontrando todos los intérpretes de los instrumentos musicales de esa época: Tiples, Guitarras, Carrasca supremamente grande, pues era un palo que medía más de dos metros y ahí se interpretaba el instrumento y con otros le cantaron y le tocaron en su honor, porque aquí en esa época las pensiones albergaban de todo: Animales y pasajeros.

Él en medio de ese paisaje, un poco bucólico, encerrado en esas piezas escuchó la interpretación de esas melodías de la época, por allá en 1.868, entonces él llamó a Ibagué en ese libro de Viajes, Ibagué ciudad musical.

Ibagué, julio 4 de 2.011

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: