Posteado por: nelsonlombana | mayo 11, 2010

Verdadera catástrofe humanitaria en la era uribista

Jairo Ramírez, secretario ejecutivo del comité permanente por la defensa de los derechos humanos

Por Nelson Lombana Silva

Jairo Ramírez, secretario ejecutivo del comité permanente por la defensa de los derechos humanos visitó la ciudad de Ibagué, ayer, con el fin de socializar la problemática relacionada con la violación de los derechos humanos en la terrorífica era de la “seguridad democrática” de Álvaro Uribe Vélez. Las cifras son espeluznantes: “Más de dos millones de desplazados en estos ochos años, más de 20.000 desaparecidos, que es una cifra monstruosa, más de 10.000 personas detenidas arbitrariamente”, dijo.

Es cierto. El terrorismo de Estado que ha desarrollado el presidente Uribe durante los ocho años, quizás no tiene antecedentes en la historia de Colombia. Durante su criminal mandato han sido asesinados sindicalistas, periodistas, artistas, intelectuales, humoristas, campesinos, comunistas, mujeres, niños, lisiados, etc sin piedad alguna, en el marco de la mal llamada “seguridad democrática”.

Lo más grave es que esta orgía de sangre no es cosa del paso. Se vive a diario. Cálculos señalan que en este país se producen 48 muertes violentas por día, es decir, dos asesinatos por hora en promedio. Es más, ante el hambre y la falta de oportunidades, solo en 2009, se suicidaron en Colombia 1.845 personas.

Ante esta cruda realidad, el líder defensor de los derechos humanos Jairo Ramírez, formula un llamado a persistir en la unidad y organización del pueblo para cerrarle el paso a la impunidad y hacer que tales crímenes de lesa humanidad como los falsos positivos no queden en el olvido.

A pesar del manto de impunidad que ha tendido Uribe, usando para ello los medios de comunicación, el terror estatal y la represión militarista, el compañero Ramírez se muestra optimista y dice que algún día llegarán a la corte penal internacional Uribe, Juan Manuel Santos y otros para que respondan.

También advierte sobre el inminente riesgo en el  departamento del Tolima ante la ultra militarización de que ha sido objeto.  Habla también de los logros en esta lucha por parte de la comunidad y las organizaciones defensoras de los derechos humanos, como el comité permanente.

La entrevista completa es la siguiente:

¿Cuál es la realidad de los derechos humanos en Colombia cuando “agoniza” el mandato del presidente Álvaro Uribe Vélez?

Bueno, la característica de todo el período de Uribe, ha sido el de no solamente no reducir los factores de vulneración de los derechos humanos, sino que durante este período la crisis de derechos humanos se ha agravado. Las cifras que tenemos son escalofriantes: Más de dos millones de desplazados en estos ocho años, más de 20.000 desaparecidos que es una cifra monstruosa, más de 10.000 personas detenidas arbitrariamente…bueno, sindicalistas asesinados, periodistas, artistas, población afro colombiana, indígenas. Entonces, tenemos una verdadera catástrofe humanitaria que es lo que pudiéramos decir, es lo que retrata la política de “seguridad democrática” en este período.

¿Cuál ha sido la respuesta popular y de las organizaciones defensoras de derechos humanos, caso concreto del comité permanente por la defensa de los derechos humanos?

Bueno, nos parece que en esta etapa ha habido esfuerzos de las víctimas por organizarse y por reforzar la lucha contra la impunidad. Un resultado de ese esfuerzo es, precisamente, es la creación del movimiento nacional de víctimas de crímenes de Estado, en que más de 300 organizaciones de víctimas le han apostado a ocho estrategias que llamamos de lucha contra la impunidad y que han permitido que, tanto ese esfuerzo organizativo de las víctimas como el acompañamiento internacional ha dado como resultado que más de 700 militares estén hoy en la cárcel con una novedad: que ya no son soldados rasos, sino que son generales de la república, coroneles, oficiales de alta graduación, que por primera vez han sido procesados y están algunos de ellos condenados y otros afrontando procesos judiciales. Esto ocurre no porque el sistema judicial haya mejorado, sino porque la presión internacional ha aumentado y porque las movilizaciones de las víctimas también han aumentado y el gobierno se ve en una situación desesperada de tratar de mostrarle a la comunidad internacional que hay resultados en la lucha contra la impunidad. Sin embargo, hace falta mucho por hacer. Esta es una lucha muy desigual, pero somos optimistas en que estos esfuerzos sincronizados, esta articulación cada vez mayor que hay entre organizaciones, no solamente de derechos humanos, sino sindicatos, partidos políticos y otros sectores nos va permitir seguir avanzando en este propósito.

Van a la cárcel soldados, suboficiales y hasta generales de la república, pero no va el comandante supremo, el presidente de la república, ¿Por qué?

Sí, una característica en esta etapa es lo que ha llamado el “efecto teflón”, que no toca al presidente. Sin embargo, va a llegar un momento no solamente en las investigaciones que hay sobre falsos positivos, sino las investigaciones que cursan sobre las chuzadas y seguimientos a cargo del DAS y sobre otro tipo de crímenes que se han cometido desde el Estado, va a llegar un momento en que va a aparecer la responsabilidad del jefe supremo de las fuerzas armadas en el país que es el presidente de la república. El comité permanente por la defensa de los derechos humanos, junto el colectivo de abogados Albear Restrepo ha presentado ya alrededor de cuatro comunicaciones a la Corte Penal Internacional, precisamente, pidiendo que se abra el caso de Colombia en la Corte y que personajes como el presidente Uribe, como el ministro de defensa  (Juan Manuel Santos), como una serie de generales, empresarios, políticos, sean procesados y se desnude su responsabilidad como artífices, como autores intelectuales en los crímenes de lesa humanidad que se han cometido en esta etapa.

Supuestamente el presidente Uribe sale con una popularidad del 74% y más, el ex ministro de defensa Juan Manuel Santos se proyecta como candidato presidencial. ¿Cómo analizar este crudo fenómeno?

Esto hace parte de la estrategia mediática. Estamos viviendo la época de J.J. Rondón, estamos viviendo la época en que una serie de personajes de cuello blanco que están al margen de la ley tienen alta popularidad, el caso del señor Abadía gobernador del Valle que ha estado por encima del 80%, sin embargo, es un personaje involucrado en una serie de hechos de dudosa reputación, el propio caso de Juan Manuel Santos candidato presidencial a pesar de que tiene una inocultable responsabilidad en los falsos positivos, en la operación ilegal que se hizo contra Ecuador y que terminó no solamente violando la soberanía de otro país, sino también asesinando a sangre fría una serie de personas que estaban en este campamento en Sucumbíos. En fin, una serie de políticos y empresarios que están involucrados en crímenes militares, sin embargo, son “personajes” muy populares. Todo gracias a una estrategia mediática que tiene la virtud, ¿cierto? De tapar, de ocultar esta otra cara delictuosa, ¿cierto? Y mostrar ante la opinión pública una falsa imagen. Es lo que, precisamente, nosotros tenemos que hacer, es decir, cómo desnudar, cómo develar qué es lo que ha habido detrás de todo este entramado, qué intereses se han favorecido en esta etapa y de qué manera estos personajes son judicializados y pueden ser llevados a los estrados de la justicia para que paguen por sus crímenes.

El dicho popular dice: “La justicia cojea pero llega…” ¿Irá a parar a la corte penal internacional un Uribe, un Juan Manuel Santos?

Este es un tema que se ha discutido muchas veces. En Argentina, después de 30 años, la junta militar responsable de desapariciones forzadas, después que se estableció un auto indulto, finalmente, ese indulto o esa amnistía después de una lucha larga de las madres de la plaza de mayo y de la exigencia de la comunidad internacional para que hubiera justicia, la Corte suprema de Argentina tuvo que tumbar esas amnistías y reabrir los procesos judiciales y hoy en día, toda la junta militar está en la cárcel. Y muchos crímenes de desaparición forzada por esta junta se han develado. En el caso de Fujimori en Perú fue lo mismo. Es decir, Fujimori alcanzó a tener dos períodos completos e iniciar un tercer período presidencial, se veía que era casi imposible que el régimen de Fujimori pudiera pagar por sus crímenes, pero finalmente las luchas de las víctimas del pueblo peruano, también de un largo período de exigencias para que hubiera justicia, logró de que Fujimori fuera judicializado y hoy en día fuera judicializado y Fujimori está en la cárcel. Hay una serie de hechos que muestran que a pesar de épocas, situaciones adversas, es la perseverancia del movimiento popular en la lucha por la justicia contra la impunidad lo que termina finalmente determinando que así pase el tiempo va a llegar un momento en que, ojalá, estos personajes tienen que pagar por sus delitos.

Ibagué, mayo 10 de 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: