Posteado por: nelsonlombana | julio 7, 2010

¡Recordar es vivir!

Director del semanario VOZ La verdad del pueblo, Carlos A. Lozano Guillén

Por Nelson Lombana Silva

Una vez terminó su intervención, el director del semanario VOZ La verdad del pueblo, Carlos A. Lozano Guillén, se confundió con los asistentes, evocando aquellos tiempos cuando era feliz e indocumentado como dice el laureado escritor colombiano Gabriel García Márquez. Al calor de una cerveza o más tarde un whisky compartido dio rienda suelta a las evocaciones. Eran los días de estudiante de San Simón, uno de los colegios de más renombre en el ámbito nacional de la época, por el rendimiento académico y la combatividad de los estudiantes.

Participó activamente de las huelgas y las protestas estudiantiles, llegando en muchas oportunidades a paralizar la ciudad que para entonces era un pueblo grande con muchas calles y avenidas sin pavimentar, sacudida por las farragosas discusiones ideológicas .

Su padre, el doctor Carlos Lozano Agudelo, abogado prestigioso, de fluía relaciones humanas le firmaba a honoris causa los alegatos del tinterillo comunista, Pedro Ignacio Villamarín, sobre todo aquellos que consideraba justos, que prácticamente era la mayoría de veces. Ese fue el puente para Carlos A. Lozano Guillén conocer a un comunista. Sentirlo cerca. Palparlo. Sin embargo, no fue el conducto idóneo para ingresar a la juventud comunista, JUCO. “En la oficina de mi padre, dice, me hablaba muchas cosas, pero no concretaba. Quien realmente me llevó a la JUCO y después al partido fue el compañero Marco Díaz”.

Carlos era joven, inquieto y rebelde. Estudioso, activo y con facilidad para llegarle a sus compañeros de estudio, no obstante, pertenecer a una de las familias ibaguereñas más influyentes del momento. Un tanto aristocrática.

Esa condición, precisamente, se constituyó en el talón de Aquiles para ingresar a la juventud comunista, porque el camarada Rafael Cely se opuso tildándolo de burgués y agente del sistema. Su concepción “obrerista” le impedía dimensionar el ímpetu revolucionario del hijo del eximio abogado, amigo personal del también abogado Simón de la Pava Salazar y de su hermano que también era abogado.

La posición del camarada Cely era de alguna manera apoyada por el compañero Jorge Noel Robayo, no así del camarada Díaz que tuvo la visión política para ver en este joven un potencial cuadro de la juventud y más tarde del partido. “Me invitó a su casa, contó durante el IV festival regional del periódico en la ciudad de Ibagué el 3 de julio, y comenzó a darme clases de política. Además, nos prestó la casa para hacer reuniones los estudiantes y preparar acciones sindicales”.

Con persistencia, trabajo, estudio y disciplina, Lozano Guillén, pudo hacer su ingreso a la juventud comunista, contrariando a los que se oponían y demostrándoles que sus convicciones revolucionarias eran consecuentes con los anhelos del pueblo colombiano. Era decir: La constancia vence lo que la dicha no alcanza.

Toda esa metamorfosis política sucedía naturalmente a espaldas de sus padres. Nada de eso sabían. Sin embargo, la gran ventaja era que su padre era un liberal democrático, con una amplia visión de la justicia social, por eso nunca le recriminó sus abiertas participaciones en las actividades huelguísticas. Por el contrario, de alguna manera estuvo de acuerdo e incluso, las apoyó.

Hay una hermosísima anécdota que contó el camarada Carlos A. Lozano Guillén en el reciente festival regional del semanario cuando fue por primera vez a la cárcel, básicamente por la actitud asumida por su padre.

Un grupo de jóvenes estudiantes salieron a hacer algunas pintas en las paredes de la ciudad y la policía los sorprendió deteniendo a la mayoría. El único que pudo escapar fue el campanero, Evelio Villarreal, quien sin pensarlo corrió a informar a sus padres. Carlos Arturo, temeroso que sus padres supieran, se abstuvo de dar su nombre, lo cual originó tremenda paliza por parte de los uniformados.

Al enterarse el doctor Lozano Agudelo, llamó al gobernador y lo puso al tanto de lo que estaba sucediendo. El gobernador llamó al director del DAS y el escándalo se formó al saber la fuerza pública quien era el joven que había sido brutalmente golpeado. Vinieron las disculpas a borbotones.

Personalmente fue a recibir a su hijo. Cuando salió preguntó si había más detenidos con él por el mismo motivo. “Claro, hay como siete más”, dijo. Sin titubear, el doctor Lozano Agudelo, volvió y le dijo al director de la penitenciaría: “Por favor, métalo de nuevo a la cárcel. Salen todos o no sale nadie”. “Pero, el gobernador intercedió únicamente por él”, dijo azarado el director. “No importa”, insistió el doctor Lozano. El joven revolucionario, cabizbajo no tuvo otra alternativa que regresar y permanecer allí hasta que salieron todos sin excepción.

¡Qué lección de justicia y de equidad del doctor Carlos Lozano Agudelo!

Por supuesto que no fue la única vez que estuvo en la cárcel. Fueron varias veces y siempre tuvo el respaldo de sus padres, pero lo más importante, el respaldo de sus convicciones ideológicas y políticas que al calor de la lucha fue forjando con dedicación y abnegación.

Su larga y amena conversación se confundió con el bullicio de la música, las risas y los relatos que otros camaradas hacían durante el festival. Comprendí que para eso es el festival. Para hablar, conversar, dialogar, intercambiar experiencias y recordar momentos irrepetibles. Claro, recordar es vivir. Es sentir el pasado, entender el presente y clarificar el futuro. Es reafirmar la tesis de que otro país es posible. Pero, también es momento de unidad y de fraternidad, al lado de la mujer, la juventud y los adultos mayores. Es la fuerza poderosa que hay que hacer para ir al festival nacional para compartir allí otras experiencias, otros momentos revolucionarios de singular valor.

¡VOZ La verdad del pueblo y los 80 años del partido comunista colombiano son las grandes disculpas!

Ibagué, julio 7 de 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: