Posteado por: nelsonlombana | octubre 9, 2010

Madre clama justicia por falso positivo contra su hijo en el Tolima

 

Freddy Arnoldo Rojas González

Por Nelson Lombana Silva

La mamá del compañero, Freddy Arnoldo Rojas González, preso en la cárcel Picaleña de la ciudad de Ibagué, por el presunto delito de rebelión, se dirige a diversos organismos defensores de derechos humanos del orden nacional e internacional, clamando justicia, exigiendo que su hijo sea puesto en libertad en la mayor brevedad posible y sea exonerado del burdo montaje que viene siendo objeto por los militares acantonados en el batallón Caicedo de Chaparral, la fiscalía general de la nación y otros organismos que hacen parte del represivo y terrorista Estado Colombiano. No duda en calificar esta patraña de otro “falso positivo” de los muchos que han sucedido y siguen sucediendo en nuestro país bajo la rimbombante frase de “seguridad democrática”.

La situación de este compañero, ciertamente, es dramática porque no solo al parecer es víctima de una confabulación del militarismo en su afán de presentar resultados, sino que se encuentra herido en una de sus extremidades inferiores por emboscada artera de unidades militares de dicho batallón y el centro carcelario no le está prestando los mínimos cuidados para que los médicos puedan curar dicha herida.

María Nelly González, se presentó en las instalaciones de la corporación para la defensa y promoción de los derechos humanos, REINICIAR, para denunciar las arbitrariedades que se viene cometiendo contra su hijo, presentando declaración la cual fue dirigida al defensor regional del pueblo, Santiago Ramírez, lo mismo que a otros entes, entre los cuales se cuentan: Personería Municipal de Ibagué, Procuraduría Regional Tolima, Director programa presidencial de Derechos Humanos y de DIH vicepresidencia de la república, REINICIAR, Comité Internacional de la Cruz Roja Centro Colombia.

Apartes de dicha declaración, realizada el 15 de octubre, son las siguientes: “El día seis de agosto de 2010, mi hijo Freddy Arnoldo Rojas González de 28 años de edad, fue  detenido en el casco urbano de Chaparral, en un operativo adelantado por la policía en coordinación con la fiscalía y el ejército, operativo ordenado por un juzgado de Ibagué”.

“El mismo día fue trasladado a Ibagué, donde le realizaron la audiencia  de legalización de captura y allanamiento, el domingo ocho de agosto le fue dictada medida de aseguramiento intramural, siendo trasladado a la penitenciaria nacional de Picaleña, donde se encuentra actualmente recluido en el patio número ocho sindicado de rebelión  y otros delitos”.

“Freddy Arnoldo, se encuentra gravemente enfermo, con una lesión en la pierna izquierda, causada por un disparo que le propinaron miembros del ejército, en hechos ocurridos el 16 de marzo de 2008, cuando regresaba de Chaparral a la finca donde vivía y trabajaba con sus padres. Por estos hechos actualmente la procuraduría regional del Tolima adelanta la respectiva investigación”.

“Debido a la herida causada Freddy Arnoldo ha sido sometido a nueve cirugías en la pierna, estuvo internado por espacio de un año en la clínica del seguro social en Ibagué, en la última cirugía que le realizaron en 2009, le implantaron un Tutor de alargamiento  de fémur con nueve tornillos. Pese a las cirugías  y al tratamiento médico, la herida no le ha sanado y por el contrario, presenta constante  supuración y dolor permanente”.

“Denuncio que desde la detención y reclusión de mi hijo en la cárcel de Picaleña, su estado de salud ha empeorado notablemente, sin que la dirección del penal permita que se le brinde la atención que requiere, pese a que el mismo médico de la cárcel, le ordenó hace más de ocho días realizarle una radiografía  pues  los tornillos que tiene implantados se le están cayendo y por las condiciones  del sitio de reclusión  corre el grave riesgo de que la herida se le infecte”.

“Expreso temor por la integridad personal de mi hijo y responsabilizo de ello a la autoridad carcelaria por la actitud negligente en este caso. De la defensoría regional del pueblo solicito respetuosamente, se practique una visita al sitio de reclusión de mi hijo para que constate la gravedad del estado de salud de Freddy Arnoldo”.

“De las organizaciones defensoras de derechos humanos nacionales e internacionales, solicito acompañamiento y a la vez se interceda ante las autoridades competentes para que se investiguen y sancionen estos graves hechos que atentan contra el derecho a la integridad personal, a la honra  y dignidad de mi hijo”.

El llamado de la compañera es dramático. Conmovedor. Cierto. Llamado de madre, de mamá responsable y consecuente, que tiene toda la razón por cuanto Freddy es un joven sano, quizás su único “pecado” es ser del Polo Democrática Alternativo, simpatizar con el partido comunista y ser sobrino de Raúl Rojas González. Es lo único.

Ibagué, octubre 8 de 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: