Posteado por: nelsonlombana | diciembre 11, 2010

Agenda legislativa de Santos es para la guerra

 

Agenda legislativa de Santos es para la guerra

Por Nelson Lombana Silva

Un análisis filosófico, político y social de la agenda política presentada al congreso de la república por el presidente Juan Manuel Santos Calderón, permite establecer que esta diseñada para dar continuidad a la absurda guerra liderada por el triste célebre Álvaro Uribe Vélez. Eso significa la continuidad con el entonces ministro de defensa, hoy mandatario de los colombianos.

Nadie más autorizado y documentado para caracterizar la agenda en esos términos que el director de VOZ La verdad del pueblo y dirigente nacional, tanto del Partido comunista colombiano como del  Polo Democrático Alternativo, Carlos A. Lozano Guillén. “Esta es una agenda legislativa que aumenta la violencia en Colombia”, indicó.

Los principales proyectos que hacen parte de ésta, son cinco fundamentalmente, según el camarada Lozano Guillén: La ley de víctimas, la ley de tierras, la ley del primer empleo, la reforma constitucional sobre sostenibilidad fiscal y la ley sobre la salud.

Sobre la ley de tierras, el director de VOZ La verdad del pueblo, dijo hablando a un grupo de jóvenes de Bogotá en CORPEIS, el 10 de diciembre: “No nos oponemos a que el Estado le quite las tierras que las mafias obtuvieron a sangre y fuego despojando a los campesinos. Lo que decimos es que es incompleta, no es una reforma agraria integral como se quiere hacer ver. Por el contrario, la estructura y la tenencia de la tierra sigue siendo antidemocrática”.

Se preguntó el compañero en la disertación: “¿Será que un campesino puede volver a su tierra tranquilamente sabiendo que los responsables de su desplazamiento permanecen en la zona?”

La verdad es imposible tapar. Según el representante a la cámara del Polo Democrático Alternativo, Hernando Hernández Tapasco, “0,6 por ciento de los propietarios rurales posee el 51.1 por ciento de tierras cultivables en Colombia, mientras que el 78.6 por ciento de los propietarios posee el 5.2 por ciento de la tierra”.[1] Eso demuestra el grado extremo de concentración en pocas manos de las tierras cultivables en Colombia.

La ley de víctimas no tiene los elementos centrales que permita decir que hay verdad, justicia y reparación. Predomina la impunidad. Incluso, para algunos analistas se camina a una ley de punto final. Es decir, borrón y cuenta nueva, olvido total, impunidad total.

La ley de primer empleo para lo jóvenes es otra burla infame. Uribe la propuso despojando a los trabajadores de conquistas adquiridas, como las horas extras, fusionar cargos con el mismo salario, exención de impuestos para los empresarios, etc para que generaran empleo, lo cual no fue cierto, porque aumentó el desempleo, la explotación de los trabajadores y aumentó las ganancias a los patronos. Ahora, el señor Santos Calderón propone la misma iniciativa con otras palabras. Más carameleo y física mamadera de gallo como dice Gabo.

En la salud buscan Santos Calderón y su patota implementar algunas iniciativas presentadas por Uribe en el marco de la denominada por éste emergencia social. Toda una normatividad para favorecer a las EPS y colocar en calzas prietas a la red hospitalaria estatal. Es decir, neoliberalismo a la lata.

Y como si esto fuera poco, se propone una reforma a la constitución nacional con el fin de hacer ley la perversa iniciativa denominada: “Sostenibilidad fiscal”. ¿En qué consiste la iniciativa? Toda obligación que asuma el Estado debe tener una disponibilidad presupuestal, sino la tiene resulta imposible hacerla realidad.

Por ejemplo, que la ley de víctimas dijera: El Estado debe cancelar cierta suma de dinero a las personas afectadas por el terrorismo de Estado. El Estado puede decir acudiendo a esta ley: “No hay dinero, por lo tanto no se le puede cancelar un peso”. Afecta la tutela, porque el Estado puede decir lo mismo: “No hay dinero”.

Por eso, los que se dejaron confundir y se apresuraron a afirmar que con Juan Manuel Santos Calderón se abrían nuevos horizontes y perspectivas para el pueblo, caso Gustavo Petro, Roberto Gómez, se deben bajar de esa nube ilusoria, porque el señor Santos es la continuidad del uribismo con algunos leves cambios en la forma apenas, el fondo es el mismo. Uribe habló de “seguridad democrática”, Santos habla de “seguridad ciudadana”, por ejemplo.

La dinámica de la guerra se impone y se refleja en la agenda Santos 2010, el anuncio inexorable es que la fatal violencia continuará en los campos y ciudades, el presupuesto nacional comiéndoselo los militares, mientras tanto, los enfermos muriendo en las puertas de los hospitales por enfermedades curables, niños y jóvenes sin la posibilidad de ir a estudiar, sin centros deportivos, sin empleos dignos y bien remunerados.

La única salida es el diálogo derrotando las verdaderas causas  que originaron el conflicto que ya cumple más de 50 años. Solo el pueblo organizado y bajo el liderazgo de la izquierda encarnada en el Polo Democrático Alternativo es posible inclinar la balanza a favor de la paz. Es posible, porque los tiranos son efímeros y los pueblos eternos. Que el 2011 sea un año de lucha, unidad, organización y resistencia.

Ibagué, Diciembre 11 de 2010

[1] Semanario VOZ La verdad del pueblo. Edición número 2570, semana del 8 al 14 de diciembre de 2010. Página consultada 8.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: