Posteado por: nelsonlombana | diciembre 21, 2010

La verdad oculta de la comunidad de Maracaibo, Rioblanco, Tolima

Por Nelson Lombana Silva

Llegar a la comunidad del corregimiento de Maracaibo, Municipio de Rioblanco, Departamento del Tolima, es toda una odisea. La estrecha carretera que serpentea el extenso cañón se encuentra abandonada totalmente. En cuatro oportunidades el vehículo en el cual nos movilizábamos quedó suspendido en el lodazal, pero gracias a la pericia del conductor y la solidaridad del conductor de la línea Rioblanco – Maracaibo – Peñas Blancas, Álvaro Fierro, pudimos llegar y permanecer allí toda esa tarde del 17 y parte del 18 de diciembre.

Esta vasta región es un verdadero paraíso. Los exuberantes cañones parecen obras de arte, el viento fresco y acogedor se concatena a la verdosidad de la flora y la solidaridad de los residentes. Son campesinos e indígenas sinceros, honestos y emprendedores que aman la naturaleza, la tierra. Precisamente el eslogan de la comunidad indígena Nasa es diciente: “Unidad, Tierra, Cultura y Autonomía”.

Salimos de Ibagué a las cuatro de la mañana y llegamos a la vereda “Peñas Blancas”, a las tres de la tarde. Nuestro vehículo nos tocó dejarlo en el caserío de Maracaibo y seguir en la línea de transporte hasta el cabildo. Una caminata extenuante, después de dejar el carro. Era la travesía de la que hacía parte los camaradas Heber García Zambrano y Lili Ipuz Medina.

Predomina la agricultura. Tierra fértil poblada por hombres y mujeres humildes y emprendedoras. Valientes. No solo nos esperaban los indígenas, sino comunidades de seis veredas: Guadaleja, Maracaibo, Rionegro, Peñas Blancas, Campoalegre y Barbacoas. El fin de los indígenas y campesinos reunidos allí, era esperar el acompañamiento de la Cruz Roja para ir a solicitarle al ejército que desocupara las casas que vienen usando como cuarteles y librar a la comunidad de ser “escudos humanos”. Pero, la delegada se negó argumentando que no tenía permiso para hacer ese tipo de acompañamientos.

Es una región ignorada por el Estado Capitalista: No tiene fluido eléctrico, no tiene maestro en propiedad, no tiene puesto de salud, no tiene apoyo en programas técnicos que permita explotar la tierra de la mejor manera. “Nos hicieron gastar $3.400.000,oo pesos en planos para la electrificación, más los gastos de ir y venir, dice el presidente de la Junta de Acción Comunal de Peñas Blancas, Alberto Cuchillo y nada, solo promesas. Ya nos han hecho esto en dos oportunidades”. El alcalde Heber Antonio Rojas, ni fu ni fa…

Los 48 niños que terminaron este año allí, en los diversos cursos de primero a quinto de primaria todavía no saben si ganaron el año o lo perdieron. “Nadie responde, pues el profesor ni siquiera ha vuelto a llevar sus pertenencias”, agrega el presidente. Sobre orden público dice un tanto nervioso como temiendo las consecuencias de contar: “Es durito, muy complicado. Los militares se metieron hace poco a la escuela y duraron más de ocho días sin pedir permiso; había una cantidad de ladrillos y se los llevaron. Se metieron a la casa de Saúl Yate, han dormido y hecho de comer en una enramadita”.

El labriego Enrique Lizcano, interrumpe para relatar: “El teniente Gómez le robó un millón de pesos a un muchacho sordomudo que le dicen Ronald Yate. La comunidad se reunió toda y con el acompañamiento de la Cruz Roja, el dinero se lo devolvieron”. Agrega: “Lo atemorizan a uno con que lo van a reportar, le toman fotos, le hacen vídeos, no lo dejan hablar a uno, solo hablan ellos y siempre regañando”.

Entrevista al presidente JAC Peñas Blancas

1.      Presidente de la junta de acción comunal de Peñas Blancas, Alberto Cuchillo: ¿Cómo es su vereda?

Mi vereda es una vereda que está más o menos a tres horas y media del perímetro urbano de Rioblanco, es una vereda de gentes trabajadoras y luchadoras que han venido luchando por organizarse ella con otras comunidades que están a nuestro alrededor, con la esperanza de dejar algo, con la ayuda de Dios, en el futuro a nuestros hijos.

2.     ¿Qué apoyo ha tenido por parte de la gobernación y la alcaldía para alcanzar esos anhelos?

La verdad por parte de la alcaldía, pues, algunos obras que de pronto se han hecho en el tiempo pasado, porque en este año que ya está por terminar no ha habido obras que digamos, pues como ustedes bien lo pueden ver la carretera es un desastre, no tenemos carretera buena, por el contrario, es pésima la carretera. En asunto de educación muy mal. En este año no hubo un profesor que digamos nos haiga colaborado, nos haya ayudado, porque hubo un profesor y lo digo yo de esta manera: No nos sirvió.

3.     ¿Cuántos niños estuvieron en esta escuela durante el año 2010?

En este año según tengo entendido porque aquí hemos contado los niños y son aproximadamente 48 alumnos que hay activos para estudiar, pero por falta de profesor no se ha podido concluir este año educativo para todos los niños.

4.     ¿Y en el terreno de la salud cuál es la realidad en su vereda?

La salud, pues, la verdad aquí únicamente que nos visita es la promotora, de resto ningún otro funcionario del hospital ha venido a este sector. En caso de cualquier herido o enfermo de aquí, nos toca que sacarlo en camilla hasta el paradero y de ahí bregar a contratar un carro para llevarlo a Rioblanco. Allí tiene que esperar hasta que lo atienda y como no hay un hospital con todas las capacidades (medicamentos) nos toca trasladarlo a Chaparral. La verdad es que en salud estamos muy mal, no hay modo que nos atiendan en Maracaibo porque ahí hay un puesto de salud, pero no tiene las capacidades para atender un enfermo o un herido.

5.     ¿Hay programas especiales para incentivar la producción agrícola con tecnología y asistencia adecuada?

La verdad: Aquí no hay ayuda por parte del Estado. Lo que cultivamos nos toca sacarlo a Rioblanco y ahí nos lo pagan los comerciantes como ellos quieran, no hay centro de acopio donde nosotros podamos llevar lo que producimos porque la verdad, aquí la tierra es muy productiva, pero no tenemos quien nos ayude para tener modo de transportar los alimentos. Es muy duro para nosotros trabajar aquí.

6.     Se habla con insistencia sobre los desmanes de la fuerza pública en la zona. ¿Usted me puede precisar algunos casos?

Pues aquí la verdad: Por parte del Estado, digamos, del ejército ha venido a la zona como, digamos, llegan aquí a la escuela, a las casas, se acomodan en las casas y uno les dice algo, algunos son rebeldes, nos insultan, ha habido atropellos.

7.     ¿Cómo es la historia de un campesino que le retuvieron las mulas y le quitaron el mercado?

Bueno, la historia de él fue que resulta que a él, un hijo de don Agapito Malambo, lo retuvieron allá en el paradero porque traía una remesa, él se llama Tiberio Malambo y lo detuvieron con dos niños que habían bajado a subir una remesa que llevaban para la finca. Lo detuvieron ahí y el ejército le dijo que esa remesa era de la guerrilla, según le habían informado y que por eso no se la dejaban llevar y que él quedaba retenido.

Eso fue, aproximadamente, a las diez de la mañana y yo bajé a eso de las cinco y media de la tarde y lo tenían ahí conversando. A mí lo que más rabia me causó fue que vi los niños llorando y atemorizados de que porque según el comandante Rojas, le había dicho a los niños que si no decían que esa remesa era de la guerrilla que se los llevaba en el helicóptero y ellos que son unos niños, pues les dio mucho miedo y no sé qué más habrían hablado.

Pero, de todas maneras, yo bajé, hablé con ellos. De eso causó daños a un niño porque se enfermó de eso. Estuvo enfermo. Y no hubo modo de que aquí viniera alguien para que preguntara más qué le había pasado al niño. Su padre me comentaba que había estado muy enfermo por eso. De todas maneras son cosas que a mí me da rabia, que de pronto el ejército venga y coja un niño y lo amedrante, diciéndole que se lo va a llevar y que si no habla, que si no dice esto que se lo lleva. Eso a mí no me gusta, porque yo como líder y como padre a mí me ofende eso. No me gustan sinceramente esos atropellos.

8.    ¿Hay más casos en los cuales los militares atemorizan a los niños para obligarlos a decir cosas?

Pues resulta y pasa que entre el martes hace ocho días, estuvimos con el cabildo por allá arriba y la madre de un niño de aquí de esta vereda, nos comentaba que los soldados cuando llegaron por ahí, cogieron a un niño de diez años, que llevaba un canastico al hombro y le dijeron que se lo iban a llevar, que venían por él y se lo iban a llevar, porque según, era de la guerrilla o si no decía donde estaba se lo llevaban. El niño es algo guapito y no les comió cuento, pero de todas maneras, la mamá ahora que fuimos con el cabildo, el niño señaló quien era, pero el militar dijo que eso es una mentira del niño y que la mamá le mete esas cosas en la cabeza al niño para que diga mentiras. Pero, hay niños que ellos dicen lo que les pasa y yo les he dicho: Lo que les pase, sea con el profesor, o sea con el que sea, hablen. No se queden callados porque hay muchas veces que los atropellan.

9.     ¿Hay nombres concretos de campesinos que el ejército haya tomado sus viviendas para vivir o como trincheras?

Bueno, por lo menos en estos momentos están en la casa de un indígena llamado Manuel Collo y al frente de la casa de Agapito Malambo, también están ahí. No creo que estén a más de diez metros, están cerquitas y ellos en la casa incomodan, porque ellos llegan se toman la casa y pa ya y pacá con maletas, usan el baño, mejor dicho: Todo lo que haya en la casa.

10.En el caso de lo que produce el campesino, ¿Respetan? ¿Compran?

Pues muchas veces le toca a uno venderles los plátanos y las gallinas, porque si nosotros no les vendemos, pues entonces, ellos van y las cogen y se la comen, porque dicen que no nosotros no les vendemos a ellos. La comida por aquí se cultiva para el consumo humano de los campesinos porque para transportar eso es difícil.

11.  Como líder comunitario, ¿Qué le diría a la comunidad nacional e internacional sobre lo que está pasando en la vereda Peñas Blancas con el comportamiento militar?

Yo le diría de pronto que nos colaboren con esto porque de todas maneras nosotros como campesinos venimos siendo atropellados por el Estado, porque ellos vienen y nos incomodan. Muchas veces tenemos problemas hasta para pasar la remesa porque ya nos están diciendo que no nos dejan pasar sino una remesa de $200.000,oo pesos y de menos y para nosotros como campesinos tenemos siempre familia por modo del transporte y de la lejura, pues, pues nosotros bregamos a echar comida para el sustento de nuestras familias.

Yo lo que les pediría a los que nos puedan ayudar en este sentido es que, bueno, el gobierno y las leyes nos respeten los territorios y a nosotros los campesinos. Ellos llegan y contaminan porque dejan basura y todo eso; cortan árboles que también causa pánico porque de todas maneras ellos dicen que esto es una zona roja y nosotros tememos por nuestras familias que nos pueda pasar algo, queremos que nos ayuden, que el Estado nos ayude. Mire: El Estado en este sector no nos ha ayudado nada. Tenemos las vías carreteables malas, todo es pésimo por aquí para los campesinos. El transporte, muy malas condiciones, educación, salud, todo eso no tenemos modo nosotros que nos ayuden.

Ibagué, diciembre 20 de 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: