Posteado por: nelsonlombana | junio 2, 2011

Razones para rechazar la explotación mina de oro La Colosa, en Cajamarca, Tolima

Por Nelson Lombana Silva .- Prensa PCC

 El presidente de la junta de acción comunal del barrio departamental de la ciudad de Ibagué, Pedro Bolaño y el comité local del Polo Democrático Alternativo, convocaron una reunión para estudiar el impacto socio ambiental y económico de la iniciativa de la transnacional Anglo Gold Ashanti de explotar la mina de oro La Colosa ubicada en el municipio de Cajamarca, Tolima.

La reunión se llevó a cabo el primero de junio en la caseta comunal con la presencia de habitantes del sector y miembros del Polo Democrático Alternativo, entre ellos, el candidato al concejo municipal por esta organización política de izquierda, Edgar Sánchez.

Connotados académicos de la universidad del Tolima, expusieron con argumentos científicos y técnicos los efectos negativos y nocivos que un proyecto de esta envergadura generaría al medio ambiente, sociales, económicos y culturales de la región, el país y el mundo.

Renzo Alexander García Parra, biólogo y luchador incansable por hacerle caer en cuenta a la comunidad de lo nocivo del proyecto, fue abordado por la página web: www.pacocol.org y el semanario VOZ La verdad del pueblo, con el fin de concretar las razones fundamentales por las cuales debe los tolimenses rechazar tal iniciativa.

El diálogo es el siguiente:

1.      Doctor Renzo Alexander García Parra, ¿Por qué rechazar la explotación de la mina de Oro La Colosa ubicada en el municipio de Cajamarca, Tolima?

Porque la minería a cielo abierto es considerada una de las actividades más bárbaras del mundo en términos ambientales y sociales, genera el 40 por ciento de la contaminación de la atmósfera, son 140 millones de toneladas de bióxido de sulfuro al año, genera deforestación, pérdida de biodiversidad, contaminación de suelos, agua y aire, pero en concreto, cuando uno comienza a analizar todos los proyectos mineros, se da cuenta que solamente hay un sector que se beneficia de ello: Los mismos de siempre, los poderosos de siempre, el sector dominante de esos países, porque finalmente, a los sectores más desfavorecidos, a las clases populares nunca les llega las “maravillas” de esos proyectos.

Entonces, la idea es comenzar a movilizar a todos los tolimenses y colombianos porque detrás de esos proyectos mineros está la cultura de la muerte, y creemos que lo que hay que anteponer es la cultura de la vida, la alegría del colombiano, la capacidad de iniciativa y emprendimiento que tenemos todos y todas.

2.     ¿Cuál sería la utilización de los recursos naturales del medio en actividades de esta naturaleza?

Hay unos cálculos que hemos establecidos a partir de informes de ONGs internacionales como Pax Cristi, por ejemplo, en donde se reporta que por cada  tonelada de roca procesada se utiliza un metro cúbico de agua. Una empresa minera puede consumir por ejemplo al día, lo que consume una ciudad como Ibagué con todos sus habitantes. En términos de recursos hídricos, del impacto ambiental, de la degradación de nuestras montañas, que son sistemas estratégicos, puesto que en estas regiones naturales es donde se produce entre el 70 – 80 por ciento de bienes y servicios ambientales, creemos que en esos lugares no podría haber minería. Y ya lo estamos viviendo nosotros con las prácticas agrícolas, todos los desastres ambientales producto de la oleada invernal, del mal tratamiento de nuestras cuencas, son digamos, la cuenta de cobro que nos está pasando la naturaleza.

Creemos que eso en sí, nos debe llevar a pensar profundas reflexiones y unas prácticas distintas para no seguir repitiendo, digamos, esos desastres que también finalmente siempre afectan mayoritariamente a los sectores más desfavorecidos.

3.     Pero dicen los expertos de la transnacional africana Anglo Gold  Ashanti, que ellos se comprometen a dejar los suelos y las montañas tal como estaban inicialmente. ¿Cuál es su opinión?

Es falso. Los hemos “desafiado” de manera pública a que nos muestren en el mundo un solo proyecto minero que no contamine agua, suelo y aire. Trataron de convencer a periodistas, políticos, alcaldes e incluso, al gobernador tolimense, de que en el Brasil tenían un modelo de desarrollo minero no contaminante. Tuvimos la oportunidad de que algunos compañeros nuestros viajaran a conocer sus minas en el Brasil y realmente observamos es que su discurso es completamente mentiroso. En esas regiones se contamina el agua, tampoco es que exista una posibilidad plena de desarrollo y mejoramiento de la calidad de vida para todos los sectores sociales. Y lo que decimos nosotros fundamentalmente para nuestra región es que nuestras montañas, nuestra agua, nuestra gente, nuestra vocación productiva vale mucho más que todo el oro que ellos puedan sacar de esas montañas, porque primero está la vida y la dignidad de la gente que ese miserable oro, porque hay que llamarlo de esa manera.

4.     De igual manera el presidente Juan Manuel Santos Calderón, está hablando de las locomotoras y la minería es una de ellas. ¿Cuál es su opinión sobre el particular?

Pues, ellos han establecido que la minería es su quinta locomotora. Hay unos estudios que reportan que cerca del 40 por ciento del territorio nacional se encuentra bajo títulos o concesiones mineros en solicitudes. A nosotros eso nos parece preocupante, porque Colombia a nivel mundial, es uno de los países con mayor riqueza natural del mundo. Somos el primer país del mundo en número de aves, anfibios, reptiles, mamíferos, en flora, y creemos que si actuáramos inteligentemente, pensando por cuenta propia, en función de nuestras propias comunidades, seguramente no estaríamos copiando modelos foráneos, entregando las riquezas a los extranjeros y a esas multinacionales.

El reto que tenemos las comunidades, que tenemos como movimiento social y como académicos nacionales, es cómo gestamos nuevos modelos de desarrollo que permitan generar riqueza económica pero en armonía con los ecosistemas naturales, porque estamos viendo cómo la naturaleza nos pasa la cuenta de cobro; hoy en día hay más de tres millones de personas afectadas por la oleada invernal y hacia el futuro eso se va a incrementar cada vez más; no nos va a alcanzar la plata del Estado para cubrir esa demanda. Podremos tener todo el oro, pero finalmente si seguimos maltratando a nuestra naturaleza, ella finalmente nos va a decir que ese no era el mejor camino que deberíamos haber tomado como sociedad.

5.     Finalmente, desde el punto estrictamente económico: ¿Ese oro, que es nuestro, se quedará en Colombia?

Finalmente, también tengo que decir que esto es un atraco, ¿No? Que lo que hay con la minería es la mayor representación del saqueo al que se puede someter a una nación. Del ciento por ciento, solamente nos quedaremos con el 3.2 producto de regalías, sin calcular los impactos ambientales, los desastres sociales, los conflictos socio – ambientales que se puedan generar en nuestro territorio. Cuando comencemos a hacer esos balances de costo – beneficio, entendemos de una vez que nuestra agricultura, que nuestro paisajismo, que nuestras realidades naturales, pueden generar mucha mayor riqueza que este proyecto minero. La invitación que le hacemos a los gobernantes es, por ejemplo, que en una sola ciudad del mundo que es Londres, existen más de 2,5 millones de personas que hacen turismo y avistamiento de aves, ¿No creen que sea sensato que convoquemos a esa gente al país que tiene la mayor cantidad de aves del planeta? Esos son los retos que hay que empezar a implementar, a entender que somos una riqueza paisajística, ecológica y cultural, que cualquier otra nación del mundo envidiaría completamente.

Entonces, nuestra invitación está a construir esos nuevos modelos alternativos de desarrollo, a que intentemos, finalmente a que con el oro lo que tenemos es una “maldición” muy grande para todos y todas, los colombianos y colombianas. Lo que hay detrás del oro es barbarie ecológica, conflictividad social y finalmente, cuando uno analiza los países en donde también hay riqueza económica y riqueza minera, específicamente el oro, pues, finalmente no hay los grandes desarrollos económicos y sociales como ellos plantean.

Miren el caso de Cajamarca, Perú con la mina Yanacocha. Ese departamento era antes que llegara la multinacional la cuarta región más pobre de ese país, hoy en día, cerca de 20 años después, y con el proyecto minero más grande de América Latina, es la segunda región más pobre. Eso es ilógico. Y eso es lo que le va a pasar a los tolimenses, vamos a perder nuestra vocación productiva, los campesinos van a perder la capacidad de cultivar alimento para la gente, de proveer y fortalecer nuestra seguridad, soberanía y autonomía alimentaria. Lo que está en juego es muchísimo y la invitación es en concreto, a que nos demuestren que la minería trae desarrollo, porque es falso. Podrá traer riqueza económica en un corto plazo, pero hacia futuro será mucho más las desgracias y la involución de las prácticas económicas nuestras, que el verdadero desarrollo que podemos generar.

Ibagué, junio 2 de 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: