Posteado por: nelsonlombana | septiembre 9, 2011

“Lo que sé se lo debo al Partido Comunista”: Testimonio de vida

Camarada Melquiades Garzón Beltrán (Foto nelosi)

Por Nelson Lombana Silva.- PacoCol

Recorriendo la empinada geografía del municipio de Icononzo, Tolima, encontramos al camarada Melquiades Garzón Beltrán en la vereda El Chaparro, participando activamente de la reunión política que hicimos para socializar los postulados del ideario de unidad del Polo Democrático Alternativo. En medio de la algarabía de los numerosos asistentes dialogamos brevemente con el camarada, una persona sonriente y amable, nacido en Viotá, Cundinamarca, el 22 de abril de 1.922, pero radicado en la zona, siendo sus progenitores Juan Garzón y Lucrecia Beltrán.

Su relato es emotivo reflejando la firmeza ideológica y política. “Todo lo que sé se lo debo al partido comunista”, señala. Ni la violencia ni los cambios de sirena han mermado su visión política. Coloca al descubierto con crudeza el papel de clase de un amplio sector del Clero, el cual siempre ha estado al lado de los poderosos. El testimonio de vida es el siguiente:

1.      Camarada, ¿Qué recuerda usted de su infancia?

Mire, cuando tenía doce o trece años, era presidente de Colombia Alfonso López Pumarejo, decretaron la colonización, entonces, toda esa gente que trabajaba en las haciendas se fueron a las montañas. Lo perseguía a uno la policía y el que mandaba la policía, como ha sido siempre, han sido los curas. Ellos han sido toda la vida los que mandan en los pueblos, son los principales actores de la violencia, la miseria y el desempleo. Es el clero.

Ninguna persona podía ser cura sino era netamente conservadora. Lo mismo sucedía en las fuerzas armadas: Para ser oficial o suboficial tenía que ser netamente conservador. En 1937, mi papá fundó un sindicato con 700 afiliados en San Bernardo, Cundinamarca. Todavía hay testigos vivos. ¿Cuál era el trabajo de nosotros en ese tiempo? Como no había plata se trabajaba a mano vuelta. Era lo que se llamaba los convites en ese tiempo.

Estos convites eran para tumbar monte. Se desocolaba, después de ésta, venía la derriba. Se picaba los árboles y después se tumbaba sobre ellos uno grande después de las cinco y mijo, empezaba ese árbol a llevarse el resto. La policía nos perseguía, nosotros nos escondíamos y cuando se iba nosotros seguíamos tumbando monte.

En caso de que nos sapiaran y la policía se viniera, colocaban dos chinos en un alto con dos voladores en la vereda El Carmen de San Bernardo, donde mi papá tenía la finca. Cuando la policía salía a detenernos los chinos prendían los voladores, ellos se escondían y nosotros arrancábamos para la casa.

2.     ¿Los perseguían mucho a los campesinos la policía y el ejército?

Claro, claro. Eso ha sido toda la vida. Toda la vida el trabajador ha sido perseguido por los gobiernos, pero más por el Clero. El Clero ha sido toda la vida pícaro. Un cura es un agente del cuerpo de inteligencia de la CIA norteamericana. Un pastor por lo consiguiente. En este momento vengo siendo perseguido de un pastor porque el trabajo de ellos, con toda la carreta que se mandan, es bregar a convencer la gente para poder estafarla. Ellos son estafadores.

Como yo no les cabresteo me tienen todo un montaje para aburrirme y que me vaya de la vereda. Pero yo no me voy y les digo la verdad en la propia cara.

He tenido discusiones con los curas y ya no me paran bolas. Cuando comienzo a discutirles, mejor salen y se van y no me ponen cuidado, no afrontan la discusión que les doy.

3.     ¿A los cuantos años comenzó a interesarse por la política?

Toda la vida. Desde niño. Pero cuando me iba formando y empezó a gustarme las mujeres, jalaba más para el lado de las mujeres que para el trabajo y la política, (risas).

4.     ¿Usted estudió?

Yo estudié pero en después. Mi taita tenía la posibilidad de darme estudio, pero no me dio por ponerme a trabajar. El estudio me lo di después de casado porque la mujer tenía estudio y ella me enseñó. Yo tuve formación por parte del partido comunista porque me dio muchos cursos y talleres. Lo que sé se lo debo al partido comunista y tengo aún material para probar.

5.     ¿Qué recuerda del 9 de abril cuando mataron a Gaitán?

Recuerdo que los curas desde los púlpitos decían en cualquier pueblo de Colombia que tenían que acabar con los “cachiporros” o “collarejos”, comenzaron a decir que los liberales se habían organizados en “chusmas”, lo cual era mentira. Por el contrario, los curas apoyaban a los conservadores y toda esa vaina. El asesinato del doctor Gaitán fue un viernes a las dos de la tarde. Nosotros vivíamos en San Bernardo. Comienza la persecución de los conservadores contra nosotros. A mí me mataron un niño, a mi papá lo mataron aquí en Pandi, Cundinamarca. Se llamaba Juan Garzón, era el presidente del sindicato, cuando era la UTC y nosotros éramos la CTC todavía.

Mi papá estaba afiliado era a la CTC. Con la persecución de los “godos” (conservadores) vinieron a acabar con el sindicato y la vida de mi papá. A mi me dieron como el 12 o 13 de enero de 1.949 me dieron una mano a puro puño y palo. Yo trabajaba en la federación nacional de cafeteros en asunto de poda de cafetales, en ese tiempo la federación ayudaba para hacer las casas a los finqueros. Le estaban haciendo una casa a mi papá en Pandi. A  mí me tocaba con un aserrador cortar la madera para hacer la casa. El que mandaba en la federación le dijo a mi papá que viajara a Bogotá.

En esa época, las células del partido comunista eran asistidas directamente por los compañeros de Bogotá, no habían regionales, no habían comités locales, nada de eso. Ese señor de la federación le dijo a mi papá que trajera dos cajas de inyecciones para inyectar algunos compañeros enfermos y hacer que le reviente y salga la enfermedad producto de la paliza que me dieron los “godos”, producto de esta golpiza me salieron 18 nacidos en todo el cuerpo y con esas inyecciones era para que fuera aliviando. Ocho meses duré sin poder trabajar, vuelto mierda.

6.     ¿Cómo conoció usted al partido comunista?

Lo conocí porque en ese tiempo todavía viajaba José J. Merchán, Gilberto Vieira, Marco T. Garzón y otros que llegaban de Bogotá a orientarnos en San Bernardo y Pandi, Cundinamarca. Ellos llegaban a orientar el sindica y por una iba la otra, o sea, llegaba la orientación política del partido comunista. Así fue como se organizó el sindicato y así fue como se organizó el partido comunista. Así fue como conocí el partido comunista.

Ibagué, septiembre 9 de 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: