Posteado por: nelsonlombana | noviembre 25, 2011

“Nunca me he arrepentido de ser Comunista”: Faustino Ortiz García

“Nunca me he arrepentido de ser Comunista”: Faustino Ortiz García (Foto nelosi)

Por Nelson Lombana Silva.-PaCoCol
      
Con paso lento pero firme cargando con donaire sus 79 años de edad cumplidos, el camarada Faustino Ortiz García ingresa a la sede departamental del partido Comunista Colombiano, miembro del Polo Democrático Alternativo, regional Tolima, el pasado martes 22 de noviembre de 2.011. Saluda y pregunta por el camarada Raúl Rojas González. Se siente enfermo y necesita ir al médico. Le duele el cuerpo, urge de un chequeo médico.
 
–         ¿Ya lo vio el médico? Pregunto
–         No, debo esperarme hasta el jueves
–         Vea, camarada cómo se maneja la salud en Colombia.
–         Es terrible, contesta con desgano.
 
Su rostro pálido, esconde sin embargo, una historia inédita, llena de sacrificio y heroísmo popular. Por eso, me atrevo a preguntarle: Camarada: ¿Me podría contestar algunas preguntas?
No duda, responde: Bueno.
 
Estaba preparado para que dijera no. Acosado ajusté la libreta de apuntes, lapicero y la grabadora, ante tan sorpresiva respuesta. El camarada Faustino Ortiz García, es hijo de José Natividad Ortiz Sánchez y María Cleofe García. Sobre su señora madre dice: “Recuerdo el color de su piel, era oscura, indígena tolimense, mi papá, por el contrario, era casi blanco y barbado”. Nació en el municipio de Natagaima, Tolima, el 19 de noviembre de 1.932.
 
Con voz pausada y casi sin emoción fue respondiendo las preguntas de una manera corta y sin mayores explicaciones. Cuando le preguntamos si se arrepentía de ser Comunista, su rostro se contrae y con altivez y seguridad contesta: “Nunca me he arrepentido”. 
 
La entrevista completa es la siguiente:
 
1.      Camarada Faustino Ortiz García, prácticamente usted se levantó en el municipio de Natagaima, Tolima, ¿Verdad?
 
Nosotros estuvimos en el campo, en la vereda San Miguel, hasta cuando yo tenía unos doce años, creo yo. Luego, vino la muerte del doctor Jorge Eliécer Gaitán y por la muerte de ese señor, mi papá se trasladó al perímetro urbano de Natagaima. Ahí nos acabamos de levantar hasta que nos hicimos jóvenes. Mi papá quedó viudo en 1.940 y volvió a conseguir señora. Se presentó la separación porque él siguió con su esposa y nosotros seguimos trabajando por aparte.
 
2.     ¿Cómo se encuentra usted con el Partido Comunista?
 
Yo he sido totalmente fiel al Partido. Todos los tropezones de la violencia y a pesar del terrorismo, nunca he negado mi posición política, siempre he dicho que pertenezco y soy afiliado al Partido Comunista. Internamente y moralmente me siento bien, lo que pasa es que la organización donde yo vivo sino hay. Ahí está la gente pero la gente tiene miedo.
 
3.     Le invierto un poco la pregunta: ¿Cómo el Partido Comunista se encuentra con usted?
 
Por lo menos con el compañero Raúl Rojas González siempre hemos estado muy de cerca, siempre he recibido la orientación de él y siempre que hay elecciones yo vengo haber en qué puedo colaborar. Pero no más. Francamente, toda la relación social que había con el Partido, por ejemplo, con Bogotá eso se encuentra perdido.
 
4.     ¿A los cuántos años comienza usted a militar?
 
Yo principié a militar primeramente en la juventud. No tenía nombre Comunista, solamente Juventud durante un buen tiempo, hasta cuando llegó el disparate y el dirigente se fue con un grupo revanchista, entonces el Partido llegó y nos invitó a los más serios, entre ellos a mi persona, desde ese momento estoy militando en el Partido Comunista. Eso fue como en 1.959 0 1960. Desde entonces milito en el Partido totalmente.
 
5.     ¿Quién lo recluta para el Partido Comunista?
 
En aquella época había un señor amigo y dentro de la juventud nos hicimos aún más amigo, era Ángel Lozano, que fue el que arregló el asunto entre la juventud y algunos pasamos al Partido. Él fue uno de los reclutantes. Claro, habían otros compañeros, pero más que todo él era el más visible. 
 
6.     ¿Cómo vivió los años 60s, años de intensa violencia en Colombia entre liberales pobres contra conservadores pobres por obra y gracia de la burguesía liberal  – conservadora?
 
Muy mal. Muy mal. Sino que a mi papá lo respetaban porque era una persona supremamente buena, él no se metía con nadie, absolutamente, con nadie. Era liberal pero no se metía con nadie. Yo entré a hacer parte de la juventud y después del Partido Comunista en una forma clandestina. Él no sabía que yo pertenecía a tal partido. Luego, nos encontramos con un señor Jerónimo Pedraza y con él seguimos marchando y seguimos cumpliendo algunas tareas, tareas también clandestinas. Por ejemplo, en esa época que perdieron la vida muchos amigos míos que fuimos condiscípulos en la escuela y también en la juventud. Ellos perdieron la vida porque pertenecían al partido liberal. Yo me favorecí, estuve de buenas. Una tarde yo estaba trabajando en la hacienda Los Pavones en Castilla, me cogió la noche, llegué oscuro y casi me agarra la volqueta que venía a oscuras. Era la forma que utilizaban para reclutar la gente y llevarla a una parte, no sé si era al río Magdalena, pero lo cierto era que no aparecían por ninguna parte. En esa época perdieron la vida muchos amigos, entre ellos Oliverio y Sergio Ortiz, entre los que yo me acuerdo.
 
7.     ¿Cómo era la militancia Comunista en esa época?
 
Pues la militancia era clandestina. No era totalmente “legal”. Y las tareas que se realizaban eran clandestinas, contra los terroristas y los ladrones que habían muchos. Se desarrollaban tareas en forma clandestina. Eso lo hacía el Partido.
 
8.    ¿Qué tipo de tareas?
 
Tareas especiales como haciendo volantes para presentar denuncias contra los ladrones y contra la violencia.
 
9.     ¿Cómo hacían ustedes para reunirse en la célula a estudiar y a tomar determinaciones?
 
Era muy difícil, en esa época no habían cursos de capacitación; quizás eran muy pocos, no recuerdo de ninguno. Lo que sí recuerdo es que a mí me nombraron para conformar una delegación e ir a Viotá, Cundinamarca, con el fin de celebrar una reunión del Partido y la Juventud. Fui con otro señor. Era posiblemente más capacitado que mi persona. Fui a acompañarlo. Él fue el que habló, yo no dije nada en esa oportunidad.
 
10.¿Cómo era la distribución de la prensa revolucionaria en su zona?
 
Para eso había una forma: se sabía de los clientes que compraban el periódico VOZ y allá se le llevaba, hasta cuando se fue ampliando un poco más el partido y entonces yo personalmente lo vendía en la plaza de Natagaima. Así se vendía.
 
11.  ¿Cómo era la situación de Natagaima en su época de joven?
 
Era una situación muy verraca. Eso hubo “matasón” de liberales como un verraco, con el cuento de que todos eran “Comunistas”. Pero vino un cambio. Se asomó un grupito guerrillero por ahí y “hubieron” unas muertes conservadoras, otros salieron para diferentes lugares y ya se vino arreglando la situación, por ejemplo, para el municipio de Natagaima. Se calmó, por lo menos, esa violencia, esa sed de matar, por ejemplo, todas las noches a gentes en forma muy cínica. Es decir, sin disparar un tiro. Los cogían dormidos, los ajuntaban todos y a cuchillo los mataban. Otras veces a puro machete en los caminos cuando la gente venía a mercar.
 
12. ¿Quiénes cometían esos crímenes?
 
Eran grupos conformados por el partido conservador que se llamaban “pájaros”. Esa era el nombre que le daban, ¿No? Les decían pájaros y estaban organizados para salir a matar a los liberales y a los Comunistas.
 
13. ¿Por quién eran apoyados esos grupos de pájaros?
 
En primer lugar, tenían el apoyo del partido conservador, pero también de las alcaldías y las gobernaciones y del gobierno en general. Ellos estaban apoyados por ellos. Casualmente tenían armas de uso privativo de las fuerzas armadas.
 
14. ¿Usted recuerda qué sucedió el 9 de abril de 1.948 una vez la muerte de Gaitán o los días subsiguientes en el municipio de Natagaima, Tolima?
 
Sí, yo recuerdo. Yo estaba todavía muchacho. Yo recuerdo que por lo menos esa tarde que veníamos nosotros para la casa, nos encontramos unos ancianitos, gente muy buena, eran conservadores pero gente muy buena, no se metían con nadie, iban para el monte esa tardecita. Nos dijeron que habían matado a un señor liberal y que estaba peligroso y que ellos se iban a esconder. Pero la violencia siguió porque después, los liberales siguieron cogiendo a los conservadores y los llevaban a la cárcel, pero bien tratados, sin aporrialos ni nada. Después viene el cambio. Fueron libres los conservadores y los conservadores siguieron ahora sí matando a los liberales.
 
15. ¿Cómo empezó la violencia en el municipio de Natagaima?
 
Más que todo la violencia principio así, por la muerte de Jorge Eliécer Gaitán, un líder que los liberales lo querían mucho, lo querían bastante, porque hablaba en bien del pueblo, en bien de la comunidad. Entonces, la violencia comenzó así: primero, pues la cuestión de que los liberales habían cogido a los conservadores, los llevaron a la cárcel pero no le hicieron daño ninguno y luego la venganza que salió de los conservadores contra los liberales fue matando liberales.
 
16.  ¿Ante esos hechos qué actitud asumieron los Comunistas?
 
Lo que hicieron los Comunistas fue la denuncia. Siempre el Partido Comunista se ha basado sobre la cuestión de la denuncia, sobre los hechos de mal procedimiento y las malas políticas que no se entienden. Cuando eso operaban únicamente el partido liberal y el partido conservador y el movimiento gaitanista. No había tanto partido como ahora.
 
17. ¿Qué se decía en esa época de los Comunistas en Natagaima?
 
Los comunistas eran muy odiados. Eran odiados y por eso los buscaban para matarlos, el que se dejaba agarrar lo mataban, por eso las tareas que desarrollaban los comunistas eran todas clandestinas.
 
18. ¿Qué le decían a la gente que era el comunismo?
 
Pues, de todas maneras, en ese entonces, pues no se ventilaba una orientación para recibir la información que se ventilaba, por ejemplo, en la calle, en la plaza o en algún lugar. Se sabía de la necesidad de dar muerte a los comunistas y entre ellos, caían también los liberales como comunistas. Los comunistas, se decía, eran los más malos, porque iban contra Dios, mataban a los curas, violaban las mujeres y se robaban todo del pueblo, porque dizque todo tenía que ser de todos, pero era mentira, decían los conservadores y los mismos liberales.
 
19. ¿No le daba miedo ser Comunista cuando estaban matando a la gente y hablaban lo peor de ellos?
 
Claro que a mí sí me daba miedo, sino que en la forma que actuábamos la gente no sabía mucho de que yo era comunista, porque la actuación era clandestina, entonces, las tareas se realizaban en forma clandestina. Por eso la gente no se daba cuenta mucho de que yo era Comunista.
 
20.                      ¿Recuerda a algunos camaradas, algunos comunistas de esa época en Natagaima?
 
Pues el que yo recuerdo y que nunca se me olvida es el camarada Jerónimo Pedraza, que  posiblemente vive, debe estar muy ancianito ya, Ángel Lozano, Rosendo Calderón, Julio Benítez y así otros que francamente no recuerdo, pues ya la historia lleva más de 50 años y ya uno pierde la memoria.
 
21. ¿En alguna oportunidad usted fue amenazado de muerte?
 
Ahora último en esta violencia que hemos vivido, sí. Yo me he debatido entre la violencia y el terrorismo de Estado en forma muy aguda, de mucho miedo, de mucho terror. He soportado mucho miedo, pero he tenido el valor de vencerlo y fui no porque hubiera ofendido a nadie, nada de eso, ni porque le haya hecho daño al Estado, sino porque la gente sabe que yo soy comunista y me acusan de que también soy guerrillero. Entonces, allá fueron a buscarmen directamente para matermen, pero cuando no está uno maduro, no se muere. Ese día que fueron a buscarmen, yo estaba viajando y no me encontraron, y si no a esta hora yo estaba hecho barro.
 
22.                       ¿Quién fue a matarlo?
 
Yo creo que fuerzas vivas del Estado. Fuerzas vivas del Estado, porque he ahí los que fueron: El que me iba a matar iba sin capucha, los que iban acompañándolo iban encapuchados, lo que quiere decir que era soldados del ejército colombiano.
 
23.                       ¿Cómo se salvó en esa oportunidad?
 
Me salvé porque en el momento que la gente estaba lista para llegarme, yo salía en el bus y viajé. Salí para el municipio de Prado ese día. Estuve en Prado haciendo diligencias y regresé y encontré, pues, la noticia de que me habían ido a buscar. Habían buscado en toda la casa. La casa es grande, habían buscado en las siete piezas que tiene el edificio, en la elba de sacar café y en el solar que es grande. En todas partes me buscaron. No me encontraron. Yo estaba viajando. Pero al regresar nos encontramos con la gente, nos requisaron, pero no nos pidieron papeles (documentos de identidad) y por eso me salvé.
 
24.                       ¿Qué hizo usted al saber esta situación?
 
Yo de una vez analicé la situación, me informé de las cosas y armé viaje al otro día y llegué a la brigada en Ibagué, hablé con el general, el general me dijo que él no sabía, que iba a preguntar. Y que si la gente había salido de la brigada, entonces, me avisaría, que me llamaría para comunicarme o que me llamaría a la brigada para conversar nuevamente. Pero no sucedió. A los ocho días viajamos al batallón Jaime Roock para hablar con el coronel y hablamos también con el coronel y me dijo lo mismo que él no sabía, que iba a hacer las averiguaciones y que si había sucedido alguna cosa dentro del batallón, que él me llamaría, pero ni allá sucedió que me hubieran llamado. Después, más de un mes o un mes, me llegó una nota del batallón donde pedía que me presentara. Yo me presenté para decirme que en esos días no había ejército en la cordillera. Posiblemente, dejan confirmado de que sí era una comisión de paramilitares o autodefensas.
 
25.                       ¿En alguna oportunidad de su vida ha llegado a arrepentirse de ser Comunista?
 
Nunca me he arrepentido. Yo siempre que llegaba el ejército, todos los días llegaba a preguntarme cómo era mi nombre y mi afiliación política. Yo decía que era afiliado al partido Comunista. Nunca lo negué. Ahorita que me tuvieron preso, en las audiencias me preguntaron también. El abogado me preguntaba que si yo había tenido algún problema por la opinión política y yo le dije que sí que había tenido persecución por ese motivo, porque pertenecía al Partido Comunista.
 
26.                       ¿Qué significa para usted el Partido Comunista?
 
Para mí el partido comunista significa una organización muy bien estructurada, de él he recibido un poco de capacitación y el valor que he obtenido para vencer todo este problema que he tenido, ha sido casualmente por eso, por el valor que me ha dado el Partido, la orientación y la enseñanza que me ha dado.
 
27.Finalmente, ¿Qué mensaje le daría a la juventud?
 
El mensaje que yo le puedo dar a la juventud es de que solamente organizado, y ojalá en el Partido Comunista, se puede vencer esa violencia y esa guerra que existe contra los colombianos.
 
Muchas gracias, camarada.
 
Ibagué, noviembre 25 de 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: