Posteado por: nelsonlombana | diciembre 5, 2011

Misión internacional DDHH: “Se siguen vulnerando los Derechos Humanos en Colombia”

“Se siguen vulnerando los Derechos Humanos en Colombia”: Joan Boada, Español ( Comisión para el Tolima) (Foto nelosi)

Por Nelson Lombana Silva.- PaCoCol                 
La campaña nacional e internacional “Por el derecho a defender los Derechos Humanos en Colombia”, que permaneció en este país durante dos años, clausuró sus actividades humanitarias del 28 al 2 de diciembre. Visitó varias regiones del país dialogando directamente con las víctimas del perenne conflicto social y armado que vive Colombia, a la sombra del cual se violan todos los días los derechos humanos de los campesinos, los indígenas, los afrodescendientes y las comunidades Rom, principalmente por las fuerzas militares.

Fueron delegados de derechos humanos de 15 países los que hicieron parte de esta misión que conocieron de primera mano, en el mismo escenario la horrible violación de los más elementales derechos de las y los colombianas y colombianos. De esta investigación saldrá un documento que será ampliamente difundido por el mundo y presentado especialmente a las Naciones Unidas y los Gobiernos Nacionales, con el propósito de hacer presión contra la política de guerra y tierra arrasada que viene desarrollando en Colombia el presidente de la república, Juan Manuel Santos Calderón, bajo la hipócrita visión de ser justiciero y defensor de las libertades, en el marco de la denominada pomposamente “unidad nacional”.
 
De esa comisión, una subcomisión estuvo en Ibagué, Tolima, los días 29 y 30 de noviembre, atendiendo las declaraciones de los campesinos e indígenas de los departamentos de Tolima, Huila y Caquetá. Esta estuvo integrada por cuatro defensores de derechos humanos: Joan Boada, diputado de Cataluña España y a su vez, vicepresidente de la comisión de cooperación y solidaridad iniciativa por Cataluña  Verde – Izquierda Unida; María Jesús Pinto, española, cooperante voluntaria, integrante de la mesa Cataluña por la paz de Colombia; Susana Pimiento, Estados Unidos, directora organización FOR; Erenia Vanegas, Guatemala, coordinadora organización UDEFEGUA.
 
Al término de la gira por la ciudad musical de Colombia, el diputado Joan Boada, concedió declaraciones a los medios de comunicación, señalando su asombro y preocupación por la continua y sistemática violación de los derechos humanos en esta región y prácticamente en todo el país. “Yo sufrí mucho al conocer los testimonios”, señaló. “Se siguen violando los derechos humanos en Colombia”, agregó apesadumbrado.
 
Los líderes indígenas y campesinos de derechos humanos de esta vasta región, denunciaron los atropellos permanentes de la fuerza pública, las fumigaciones, la utilización de las comunidades como escudos humanos, la violación permanente del Derecho Internacional Humanitario, DIH, los derechos humanos, derechos ambientales y sociales.
 
Denunciaron la presencia imperial y dominante de las multinacionales y transnacionales con la complicidad del Estado, quienes vienen expropiando y sacando a las comunidades indígenas de sus territorios, vulnerándolos y acabando con el medio ambiente. En ese sentido, el diputado de Cataluña Joan Boada, se preguntó asombrado: “No entiendo por qué el gobierno no actúa pensando en el futuro”.
 
En sus declaraciones, se refirió al larvado conflicto social y armado que vive Colombia por más de 50 años, señalando enfáticamente que “La solución del conflicto no es militar, se debe fundamentar en el diálogo. El diálogo pasa por hacer concesiones de unos y otros”. Agregó en tono enfático: “Soluciones militares no servirán para solucionar el conflicto en Colombia, hace falta diálogo para llegar a la paz”.
 
Sobre el terrorismo de Estado y la postura violatoria de los derechos humanos por la fuerza pública, el líder internacional de derechos humanos, fue contundente al decir: “Las comunidades le tienen miedo al ejército”.
 
VOZ La verdad del pueblo y la página Web: http://www.pacocol.org dialogaron con el diputado español Joan Boada y esto dijo:   
 
1.      Doctor Joan Boada, diputado por el Estado de Cataluña, España: ¿Cuál es el balance de su gira por Colombia y concretamente por Ibagué, que le permitió recibir testimonios de Caquetá, Huila y Tolima?
 
La misión culmina el dos de diciembre y estuvimos regados por todo el país, ahora estamos haciendo una reflexión con los compañeros de los 15 países que estuvimos presentes e hicimos parte de esta misión internacional.
 
De hecho, de lo que compete a la región Tolima, Huila y Caquetá, la valoración por lo que hemos escuchado es negativa. Negativa en el sentido de que se sigue vulnerando los derechos humanos de las defensoras y defensores, sobre todo por el ejército, por la estructura del Estado en sí misma.
 
 Es una valoración que nosotros explicaremos y llamaremos a actuar y lo vamos a hacer desde el punto de vista internacional. Haremos un informe que haremos llegar a las Naciones Unidas también, informe que no será positivo porque hemos escuchado muchísimos testimonios que indican las actuaciones y la vulneración, sobre todo del ejército, pero también de la policía.
 
2.      ¿Cuál sería el impacto que se podría esperar de este informe internacional de violación de los derechos humanos de los defensores de derechos humanos en Colombia?
Lo que nosotros queremos es presentar a nivel internacional, la realidad concreta de los derechos humanos y sobre todo, la realidad de los defensores y defensoras de derechos humanos en Colombia. Yo me llevo este informe para España, pero la idea es presentarlo en otros sitios a compañeras y compañeros de tal manera que podamos explicar ese informe, que no es otra cosa que explicar lo que hemos visto, lo que hemos oído, para que nuestros respectivos gobiernos y las instituciones presionen al gobierno colombiano para que no se conculquen los derechos humanos, los derechos fundamentales a las defensoras y los defensores que están haciendo un trabajo excelente.
 
Aparte, hay una situación nueva que hemos notado con mucha preocupación: La acción de las multinacionales y transnacionales, especialmente mineras en el territorio, las cuales tienen el apoyo del Estado para que hagan lo se le dé la gana. O sea, primero es el negocio y después las personas; para nosotros primero son las personas y después el negocio.
 
Eso genera con el apoyo del ejército y de la policía desplazamientos, presiones y amenazas para que la minería continúe con su trabajo y se presente la destrucción del territorio, la vida y la cultura de muchas personas y comunidades, que no podrán poder vivir en sus territorios originales, que es su vida, su cultura, porque la contaminación, la presión  y los intereses de las multinacionales y transnacionales son más fuertes.
 
Bueno, son cosas que nos llevaremos y considero que aquí podemos actuar una vez tengamos todas las concesiones, todas las empresas y su lugar de origen, que no es propiamente de Colombia, sino de países europeos o Canadá, por ejemplo. Hacer presión en aquellas empresas incluso de España que actúan muy negativamente en Colombia. Se trata de denunciar lo que vienen haciendo esas empresas y que a primera vista parecen tan bonitas, pero que en realidad están conculcando derechos humanos en Colombia.
 
3.     El gobierno Nacional vende la imagen a la comunidad internacional de estar defendiendo los derechos humanos y hace aprobar leyes como de justicia y paz y recuperación de tierras, etc. pero los hechos reales son otros como usted los ha escuchado mediante dramáticos relatos y de viva voz de defensores de derechos humanos de Tolima, Huila y Caquetá. ¿Qué opina?
 
Efectivamente, en toda la Amazonía hay una preocupación de que no entiendo por qué el gobierno nacional no actúa pensando en el futuro. El mantenimiento de estos territorios, de las culturas y de las personas que habitan allí, son territorios que vienen siendo destruidos. Unos líderes indígenas que han estado con nosotros con mucho pesar nos han explicado lo que viene pasando, que hay una presión de las petroleras, que hay una presión de las mineras muy fuerte e importante con el apoyo de instituciones del Estado y del propio Estado que no cumple sus propias leyes y hacen que muchas personas tengan que desplazarse y las que resisten son amenazadas y asesinadas.
 
Creo, humildemente, que es un error del gobierno colombiano de despreciar aquello que es tan importante como es el medio natural, además, los indígenas que son los que nos han venido enseñando el camino de la sostenibilidad, la ecología y el camino del mantenimiento de las reservas naturales como un valor, y si me apuran, un valor económico. Creo que tiene más valor económico mantener los parajes, los territorios, las reservas forestales, las comunidades, sus personas, que no poner una mina o buscar petróleo. Creo que eso es lo más importante, y eso lo que nos están diciendo los indígenas de este inmenso territorio natural.
 
4.     ¿Cómo analiza usted los testimonios de los indígenas y campesinos defensores de derechos humanos que llegaron hasta Ibagué, la ciudad musical de Colombia?
 
Yo sufrí mucho, debo decirlo aunque sea una cuestión personal, sobre los testimonios recibidos. Me da la impresión de que muchas personas campesinas e indígenas están sufriendo día a día. No tienen futuro, porque están presionados de tal manera que en cualquier día, en cualquier circunstancia, pueden ser amenazados, maltratados o pueden ser asesinados como ha sucedido con tanta gente.
 
Eso es lo que duele. No tener libertad para desplazarse, ser continuamente requisadas sus pertenencias y eso es una situación de vulneración cotidiana, del día a día, de sufrir en un presente por un futuro, por la actuación indiscriminada de algunos agentes políticos, de algunos agentes institucionales de su propio Estado. Un país no puede vivir con sus ciudadanas y ciudadanos atemorizados y menos atemorizados por instituciones del Estado. Esa es la impresión que nos llevamos, impresión muy dolorosa.
 
5.     Eso es lo que se ha solido llamar “terrorismo de Estado”, donde las comunidades no tienen razones para mirar al ejército como sus defensores, sino sus violadores de los derechos humanos. ¿Qué opina?
 
Las comunidades le tienen miedo al ejército. Le tienen miedo al ejército, así de claro. Cuando se hace una denuncia a la Defensoría sobre alguna actuación irregular del ejército, la propia defensoría lo lleva al propio ejército, al batallón, pues el batallón dice: “pues que ese señor venga aquí a ampliar la denuncia”. Nadie va…Nadie va…porque tiene miedo también de ser señalado por la guerrilla, porque si sale una persona del batallón y luego resulta un guerrillero de la zona muerto, automáticamente se responsabiliza a esa persona sin haber dicho absolutamente nada.
 
Esta es la situación de indefensión y de impunidad en que viven muchos ciudadanos y ciudadanas de esta región compuesta por los tres departamentos, y me temo que es la misma situación a nivel nacional, porque he hablado con compañeros que están en otras regiones y estaban diciendo casi, casi lo mismo.
 
6.     El conflicto social y armado en Colombia lleva más de 50 años, cada vez se degrada más. Juan Manuel Santos ni como ministro de defensa, ni ahora como presidente de la república ha presentado una sola propuesta de paz e intercambio humanitario. ¿Qué lectura le podría hacer la comisión internacional humanitaria que usted lidera?
 
La comisión internacional no puede opinar sobre la situación interna de Colombia. Pero, de todas maneras nuestro trabajo se basa en el diálogo, la solución de conflicto solo es el diálogo. La solución del conflicto no es militar; si algunos militares creen que esta es la solución, yo creo que se equivocan y si me permiten puedo hacer una comparación, aunque no es lo mismo con el problema de ETA en España, que ha habido una presión, pero hasta este momento solo diálogo porque las dos partes han llegado a la conclusión de que si no hay diálogo no hay solución. Pues, en Colombia sucede lo mismo: Si no hay diálogo, no hay solución y el diálogo pasa necesariamente por hacer concesiones unos y otros, para evitar lo que nosotros queremos evitar: Las muertes, sean de un lado o del otro. Se tienen que evitar las muertes y la única manera es mediante el diálogo y el Estado y el Gobierno tienen que estar preparados. Soluciones militares no servirán para solucionar el conflicto de Colombia, hace falta el diálogo para llegar a la paz.
 
Muchas Gracias.
 
Ibagué, diciembre 4 de 2.011
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: