Posteado por: nelsonlombana | febrero 8, 2012

Murió el maestro, el docente, el gran cultor tolimense

Murió el maestro, el docente, el gran cultor tolimense, Colombia (Maestro Miguel Ospina Gómez. Foto nelosi

Por Nelson Lombana Silva._ PaCoCol

De un infarto cardiaco fulminante murió en el municipio de Guamo, Tolima, el maestro, el docente y gran cultor tolimense, Miguel Ospina Gómez, el pasado 5 de febrero al filo de las tres de la tarde, cuando regresaba de su pequeña finca ubicada en el sector de la zanja de la burra y se disponía a descansar en su residencia del barrio Libertador de esta municipalidad. Sus honras fúnebres se llevaron a cabo en la catedral de la ciudad musical de Colombia, el 7 de febrero, a partir de las 10 de la mañana.

Según relato del periodista Luis Fernando Portillo, “Guardó el vehículo y de un momento a otro se quejó de un fuerte dolor, su esposa Deissy Peña de Ospina, lo llevó de inmediato al hospital local San Antonio, pero cuando llegó allí, ya había perdido los signos vitales, de inmediato se inició el periplo del desplazamiento hacia Ibagué donde recibió cristiana sepultura el insigne autor y compositor Miguel Antonio Ospina Gómez”.

Había nacido el 22 de noviembre de 1.934 en el municipio de Coyaima. Es decir, dejó de existir a la edad de 77 años cumplidos. Se doctoró en la universidad de Míchigan, Estados Unidos, compartiendo universidad con personalidades de la talla de Rodado Noriega y Ernesto Villarreal, señala su hija Claudia Patricia Gómez Peña.

Docente de varias universidades por más de 50 años, entre otras, la universidad del Tolima, la Cooperativa, profesor del colegio San Simón, director del conservatorio de música del Tolima, del instituto de cultura, cantante y compositor de música colombiana.

Entre sus famosas composiciones que hacen parte del pentagrama colombiano y que son interpretadas por diversos cantantes y conjuntos musicales, entre otros, Silva y Villalba, el Dueto Viejo Tolima y la Coral del Tolima, se cuenta el himno de su patria chica, la famosísima composición “Dulce Coyaima Indiana”, además: Rosas y sueños, Yo soy puro tolimense, Venadillo Manorá, Hoy he vuelto a cantar, Ortega tierra guerrera, Cuando mueren las tardes, Hay compadre Gumersindo, Natagaima, Que más quieres de mí, Noche de San Juan, La tarde y tú, Cómo me duelen los hijos, Negra mía, etc.

Era un enamorado y defensor del folclor colombiano y tolimense. Vivió entre  tiples, guitarras y maracas, inspirado en las bellezas naturales del departamento y sobre todo en su esposa Deisy Peña que amó con pasión, tal como lo señala su hija Claudia Patricia: “Donde estaba mi papá, estaba mi mamá; donde estaba mi mamá estaba mi papá. Fueron el uno para el otro”.

Reacciones por la muerte del maestro Ospina Gómez

La noticia sobre el fallecimiento del eximio hacedor de cultura, maestro Miguel Ospina Gómez, cayó como un baldado de agua fría en diversos sectores del departamento, sobre todo en el ámbito artístico, cultural y académico. Los medios de comunicación suspendieron sus programas habituales para lanzar el extra dando la infausta noticia.

Sus despojos mortales fueron velados en la funeraria los Olivos y la ceremonia de cremación se realizó en el parque cementerio los Olivos, una vez los actos religiosos se efectuaron en la catedral y los músicos y artistas le brindaron el último adiós interpretando parte de su rico repertorio.

Algunas reacciones que el semanario VOZ La verdad del pueblo y la página web: http://www.pacocol.org lograron captar fueron las siguientes:

Periodista y ex diputado del Tolima, Edgar Antonio Valderrama Zabala: “Miguel Ospina fue un hombre de buenas palabras, decente, un hombre que le dio brillo a la cátedra, porque fue catedrático, un hombre de profunda sensibilidad”.

La dama de la radio tolimense, Enelia Cabiedes: “Hay un dolor inmenso en la ciudad musical de Colombia, por la partida del maestro Miguel Ospina Gómez, creador de imágenes, sonidos, voces y especialmente su capacidad para retratar el paisaje tolimense, que es bello, fresco, hermoso, nuestro. Dejó un rico universo de canciones que los cantores de esta tierra han interpretado con mucha grandeza, intérpretes de la calidad  de Silva y Villalba, del Dueto Viejo Tolima y los artistas de la coral ciudad musical”.

Mario Medina Montealegre, ex alumno de la universidad del Tolima, expresa compungido: “Es una pérdida grande que tiene el Tolima, sobre todo en el terreno de la educación, la música, la cultura y el arte. Fue fiel exponente de la música y la educación en el Tolima. Fui alumno suyo en la universidad del Tolima, cuando nos dictaba las clases de filosofía, sociología y otras cosas más que constituyeron enseñanza y gratitud que hoy expreso públicamente al lado de su cadáver”.

Claudia Patricia Gómez Peña, su hija: “Mi papá fue un hombre íntegro, ejemplar, era mi ídolo. Hizo muchos aportes a la cultura y a la educación. Fue un gran profesional que se hizo en la universidad de Míchigan, Estados Unidos, allí se hizo doctor en filosofía y obtuvo el magister en educación. Sus conocimientos los impartió durante 50 años. Espero que los tolimenses valoren ese esfuerzo y lo lleven en su corazón”.

“Nació en Coyaima pero se crió en Ibagué. Todos sabemos que una cosa es dónde se nace y otra cosa es dónde se hace y se crece. Mi papá creció en Ibagué y prácticamente toda su vida la vivió allí. Lo que más recuerdo ahora de mi papá es su carisma, su integralidad y su ejemplo. Creo que mi papá no ha muerto, vive en su obra”.

Ibagué, febrero 7 de 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: