Posteado por: nelsonlombana | marzo 20, 2012

Se realizó sepelio de los nueve militares tolimenses caídos en combate

Se realizó sepelio de los nueve militares tolimenses caídos en combate - Colombia - (Plaza Simón Bolívar, frente catedral al ingreso de los cadáveres. foto nelosi

Se realizó sepelio de los nueve militares tolimenses caídos en combate - Colombia - (Plaza Simón Bolívar, frente catedral al ingreso de los cadáveres. foto nelosi

Por Nelson Lombana Silva.-PaCoCol

(Ibagué, marzo 20 de 2012) El pueblo humilde se volcó a la catedral de la ciudad de Ibagué, Tolima, para acompañar a los familiares de los nueve soldados que cayeron en Arauquita, Arauca, mientras protegían los intereses de las multinacionales que se roban nuestros recursos naturales, en esta oportunidad el petróleo.

Escenas de dolor e indignación se vivieron. El ex contralor departamental, Mariano Rodríguez, pidió la renuncia del presidente de la república por incapaz de aclimatar la paz en nuestro país. El subcomandante de las fuerzas militares general Guzmán Cardozo, responsabilizó al cabo primero inmolado el revés militar, alegando que se confiaron y no colocaron en práctica los conocimientos enseñados.

Mientras tanto, los familiares demandaron una investigación que permita establecer responsabilidades, afirmando que sus familiares no estaban preparados para ingresar a una zona tan conflictiva y peligrosa, como es Arauquita, en el departamento de Arauca.

El religioso que pronunció la homilía llamó al país a recuperar la capacidad de asombro y a romper con la indiferencia tétrica de un conflicto que parece no tener fin y cada vez se proyecta con más amplitud en el tiempo y en el espacio, sin que el presidente Juan Manuel Santos Calderón se decida a sacar de su bolsillo la llave de la paz.

Entre la multitud se escucharon voces indicando que soldados y guerrilleros pertenecen al pueblo, mientras los altos mandos militares y gobierno en general, pertenecen a los ricos, a la rancia oligarquía. Ellos, los ricos, no van al campo de batalla, son los hijos de los campesinos los que van a defender los intereses económicos y políticos de la rancia oligarquía que cada vez se hace más rica y poderosa a costa del humilde obrero que solo tiene para su venta la fuerza de trabajo.

Ni en los comandantes militares, ni en las autoridades, se escucharon gesto de paz y de justicia social, pareciera que Colombia estuviera condenada eternamente a la guerra y la confrontación.

Resulta demasiado simple la explicación que dan los militares sobre la cruenta batalla que dio como resultado la baja de once uniformados y heridos dos, nueve de los cuales originarios del departamento del Tolima. Sobre todo cuando estudios bien documentados señalan que en los últimos tres años, 6400 soldados y policías han caído en combate con la insurgencia, de los cuales 2.325 en el último años. Esto sin contar las bajas en los últimos tres meses, cuya cifra escalofriante se aproxima a los cien uniformados. ¿Todos son por error de los militares sacrificados?

En el corazón herido de cada tolimense que asistió al múltiple funeral militar, late la esperanza de la paz, el sueño de que gobierno e insurgencia se sienten a un diálogo abierto con la participación del pueblo colombiano, se analice las causas de este prolongado conflicto y se proyecten acciones conducentes a erradicar las verdaderas causas de este larvado conflicto.

El ex gobernador Ramiro Lozano Neira, dijo que el país está descuadernado, que la descomposición social, la miseria es cada vez más notable en inmensos sectores populares y que la única respuesta del Estado es la guerra. “Durante mi gobierno mantuve la paz como algo prioritario”, subrayó.

Así las cosas, el verdadero responsable es el gobierno nacional que diciendo tener las llaves de la paz en el bolsillo no se atreve a sacarlas. Es el régimen capitalista transnacionalizado que con tal de defender sus intereses económicos, está dispuesto a sacrificar jóvenes en primavera con todos los sueños del mundo. Con razón dijo el maestro Carlos Marx: “El capitalismo vino al mundo chorreando sangre y lodo por todos los poros, desde los pies hasta la cabeza”.

La verdad es que estos jóvenes no murieron defendiendo la patria como dicen maquinalmente los generales de la república, tampoco defendiendo a sus hermanos de clase, murieron defendiendo los intereses de la burguesía transnacionalizada, los verdaderos responsables de esta cruda violencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: