Posteado por: nelsonlombana | abril 13, 2012

Conferencia Nacional Ideológica del Polo, valor fundamental

Por Nelson Lombana Silva.- PaCoCol

(Ibagué, abril 12 de 2012) Los Estados Unidos vienen preparando una especie de reconquista del continente Latinoamericano, no ceden a sus apetitos y espíritu imperial, por eso navega por aguas continentales la IV flota, se anuncia la presencia de comandos criminales que asesinaron sin piedad en el lejano oriente, se fortalecen las bases militares gringas y las multinacionales y transnacionales hunden sus afiladas garras contra los recursos naturales colocando en peligro la existencia humana, no solo del continente sino de todo el mundo. Habría que ser muy ingenuo o muy obtuso, sectario e irresponsable para no dimensionar lo que se cuece en el seno del imperialismo estadounidense.

En ese nefasto y monstruoso proyecto, Colombia, se presenta como plataforma central, bien se ha dicho que constituye el Caín de América. Barack Obama no viene a Cartagena de Indias simplemente a broncearse, viene a coordinar acciones monstruosas contra el pueblo y contra el medio ambiente, contra nuestras riquezas naturales. Sabe que Juan Manuel Santos Calderón es un fiel servil, un traidor a la patria, que no la siente y está dispuesto a feriarla por poco y nada.

Ahora, no se trata de simples hipótesis, son realidades que se ven a diario en las calles y veredas del país. Más de cinco millones de personas viviendo en las calles con el rótulo de indigentes, 27 millones de seres humanos en la pobreza, cinco millones de desplazados, la continuidad del paramilitarismo agenciado en la mayoría de veces por el militarismo, la proliferación del narcotráfico en las alturas del poder, la profundización de la confrontación armada, donde todos los días caen hijos del pueblo de bando y bando. Y así sucesivamente podríamos seguir enumerando pestes execrables que padece el pueblo colombiano.

Mientras todo esto sucede, un sector mayoritario de la dirección nacional del Polo Democrático Alternativo, decide suspender sin fecha la conferencia nacional ideológica, lo cual equivale a neutralizar su accionar y sacarlo de la dinámica política, social, económica, ideológica y cultural que se viene desarrollando en esta nación. Es sacarlo del escenario donde debe estar y colocarlo al margen de los acontecimientos.

Cuando el enemigo de clase arrecia y existe una respuesta popular que se expresa de diversos matices, lo correcto a nuestro modo de pensar, es que el Polo debería estar atento, activo y participando de esa realidad sin ambages y mucho menos ambigüedades. Superando su crisis en la dinámica de la lucha al interior de las masas. Orientando, opinando, aportando, criticando y jalonando unidad, convergencia, más con el ejemplo que con la palabra.  ¿Cómo puede pensar que se va a superar la crisis si se niega a convocar un escenario interno para discutir de frente y fraternalmente su problemática y posibles alternativas de solución? Esa postura cerrada, hermética y sectaria, es la que lleva seguramente a imaginar que todas esas expresiones populares y democráticas que se vienen sucediendo en nuestro país, son competencias que hay que mirar por encima del hombro y con temor.

¿No es el momento oportuno para mirar el Polo con espíritu crítico y autocrítico, superando las ambiciones personales? ¿No es la oportunidad de anteponer el Polo a la ambición personal? Así las cosas, hay que reconocer la equivocación de suspender la conferencia nacional ideológica y en consecuencia, convocarla en la mayor brevedad posible, a nivel nacional y a nivel regional. No hay que temer a la discusión dialéctica, ni a la dinámica de la lucha de masas, esta adquiere muchos matices y hay que interpretar esos matices con amplitud y conciencia social y de clase.

Los comunistas venimos insistiendo en la necesidad de reexaminar esta experiencia que encarna el Polo, una esperanza de unidad fundamental en el siglo XXI, con el anhelo de superar su crisis y se convierta en punto de convergencia democrática, en motor de unidad. En ese sentido, hemos venido enumerando dos aspectos:

1.       Reafirmar el Polo el carácter de izquierda político, social, de oposición con propuestas alternativas concretas y profundas, comprometido hasta los tuétanos con las luchas populares, abierto a la convergencia, sin abandonar sus objetivos transformadores;
2.      Asumir con grandeza y sin rodeos una revisión crítica y autocrítica por parte de los voceros, gobernantes y dirigentes pero en la vida real, superar las contradicciones internas, el formalismo organizativo, la separación dirigencia – base, la arrogancia en los estilos, la relación con el pueblo y develar las causas del retroceso electoral, entre otros aspectos.

Una discusión argumentada, serena y consciente nos permitirá entender la realidad concreta de la lucha de masas y las diversas expresiones de resistencia popular y democrática que hoy se abren paso como la Marcha Patriótica, el Congreso de los Pueblos, la coordinadora nacional de movimientos sociales y políticos, etc.  Sobre todo nos permitirá hacer propuestas audaces, unitarias y de convergencia, propuestas que nos lleven a ser poder político, popular y democrático.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: