Posteado por: nelsonlombana | abril 24, 2012

Marcha Patriótica: Grito por la segunda y definitiva independencia

Marcha Patriótica: Grito por la segunda y definitiva independencia -Colombia - Vista parcial plaza de Bolívar. foto nelosi

Marcha Patriótica: Grito por la segunda y definitiva independencia -Colombia - Vista parcial plaza de Bolívar. foto nelosi

Por Nelson Lombana Silva .- PaCoCol

(Ibagué, abril 24 de 2012) El sueño se hizo realidad. Una luz de esperanza ilumina el horizonte de la patria con el nacimiento del movimiento social y político Marcha Patriótica. Durante tres memorables días, 4000 delegados nacionales y 100 internacionales, más una impresionante marcha que superó los 100 mil colombianos y colombianas, venidas de las más distantes regiones, convalidaron la propuesta desde la base con la fe del carbonero y el carácter del pueblo que se niega a continuar en el mar hirsuto de la injusticia social, económica y política por parte de una minoría, asquerosa y rancia oligarquía en contubernio con el imperialismo norteamericano.

202 años después, bajo unas condiciones históricas y políticas distintas, se lanza con fuerza y espíritu unitario el grito por la segunda y definitiva independencia. El marco fue impresionante. Alegría desbordante, espíritu unitario, esperanza en los rostros campesinos e indígenas cuarteados por el sol canicular y la lluvia hirsuta. La presencia hermosa de la mujer y el temperamento dinámico de la juventud caracterizaron el alumbramiento de una propuesta democrática y popular con vocación de poder, que altiva recorrió el centro de Bogotá, desde tres puntos distintos: El parque nacional, el Campin y el parque Olaya.

Un movimiento que se construye desde abajo y que reivindica los diversos esfuerzos que ha hecho el pueblo colombiano por liberarse de las ataduras de la opresión y represión burguesa. Por eso, se recordaron distintos momentos de lucha y resistencia popular del pueblo, como la gesta de José Antonio Galán, Manuela Beltrán, Antonia Santos, Simón Bolívar, Manuelita Sáenz, Gaitán y tantos otros sucesos. La Marcha Patriótica es producto de esos sucesos y que hoy se proyecta con ímpetu en todo el territorio nacional. Es cierto, camina la espada de Bolívar por América Latina.

La lluvia refrescó los cuerpos y los espíritus de los marchantes pero no los dispersó. Por el contrario, los unió más y entonando las canciones mensajes y las consignas multicolores se mantuvo firme y combatiente por la democracia el impresionante río humano que por sortilegio colmó la gigantesca plaza Simón Bolívar de la capital de la república. Mucho de ese río humano no pudo ingresar y a través de pantalla gigante compartió apostado sobre la séptima y la octava.

La caracterización de la Marcha Patriótica es clara: “Se concibe como un movimiento político y social de carácter amplio articulado bajo una premisa fundamental: Alcanzar la segunda y definitiva Independencia”.

La Marcha Patriótica comprende claramente que “las más diversas formas de movilización  y organización social y popular son el camino más sólido para lograr las transformaciones que se propone”. Es decir, unidad por la base, unidad al calor de la acción y la movilización. Busca la marcha ampliar el campo de la acción política, colocándola al servicio del pueblo, “buscando poner freno a la depredación del capital nacional y transnacional que amenaza la supervivencia de la misma humanidad y la naturaleza”.

La búsqueda de una democracia auténticamente popular orienta la Marcha Patriótica. Una democracia que ponga fin a la explotación del hombre por el hombre, el terrorismo de Estado, la violación de los derechos humanos y la depredación del medio ambiente. La construcción de un Estado democrático desde abajo que permita que la educación sea pública y de calidad, que la salud deje de ser mercancía, que cada quien tenga su techo, su posibilidad de trabajar y tener un salario digno. Sobre todo que las personas mueran de viejos y sean los hijos los que entierren a sus padres.

En esa dinámica programática que adoptó este movimiento social y político mantuvo como eje transversal la paz con justicia social. En ese sentido, es urgente la salida política con la presencia del pueblo y sus más diversas expresiones. Un diálogo franco, concreto y objetivo que permita que el país entre por el mundo de la vida y no continúe en el crudo y malvado escenario de la guerra, es decir, de la muerte.

Es indudable, la Marcha Patriótica es paz, pero también vida. Bienvenida con ese maravilloso eslogan de la unidad, de la convergencia  y de la búsqueda de un sistema distinto al monstruoso y criminal capitalismo. ¡Salud y larga vida…!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: