Posteado por: nelsonlombana | mayo 8, 2012

Recrear el marxismo – leninismo desde nuestra realidad concreta

Lenin foto PCC

Lenin foto PCC

Por Nelson Lombana Silva.- PaCoCol

(Ibagué, mayo 8 de 2012) El marxismo – leninismo es filosofía, historia, ciencia y praxis. La tarea del revolucionario no consiste en repetir maquinalmente conceptos y categorías marxista – leninista por abstracción y descontextualizadas de la realidad concreta. Hay quienes aprenden ciertas frases contundentes y con ellas consideran que ya son marxistas – leninistas, son poseedores de la verdad absoluta y que con ello pueden transformar la realidad en su totalidad.  

Todavía se cierran a la versión disecada por la escuela soviética que cosificó a su manera las tesis marxistas – leninistas, manteniéndolas en las alturas del debate academicista, sin preocuparse por bajarlas al pueblo común y corriente. Muchos, incluso, padecen aún la nostalgia de viajar por la otrora considera por la reacción “cortina de hierro” con el propósito de atiborrar en sus valijas “comunismo europeo” para repetirlo maquinalmente en América Latina. Todavía retumba en las cavernas el término revisionismo con horror extremo y se señala sin contraer un solo músculo del enjuto rostro sabelotodo, a quienes pretenden interpretar dichas tesis desde las entrañas de un continente sufrido, explotado y expoliado que busca una segunda y definitiva independencia.

Resulta oportuno traer a colación lo planteado por Hebe de Bonafini y que impresionó gratamente a Néstor Cohan: “Al marxismo no solo hay que estudiarlo, hay que vivirlo”.[i] Eso implica reconocer la subjetividad, dimensionarla para hacer del marxismo una verdadera integralidad perfectamente ajustada a la realidad antropológica y sociológica de la humanidad.

Pero implica también recrear el marxismo – leninismo desde nuestras raíces ancestrales bajo el criterio de José Carlos Mariátegui y que Néstor Cohan señala con entusiasmo, conocimiento y conciencia: “Ni calco ni copia”. Sin pretender por supuesto caer en el vacío del chauvinismo.

Cohan se inclina por la amplitud del conocimiento desde la perspectiva teórica y práctica, se aproxima a la fundición dialéctica del conocimiento teórico con la realidad concreta, eliminando de tajo la simple relación mecanicista. Es pertinente profundizar. En ese sentido dice: “Quien no se resigne a “recitar” simplemente frases, en este caso marxistas, pretenderá además vivir el socialismo, la revolución y el marxismo”. [ii] He ahí el principio de la integralidad.

El llamado está en los términos de hacer coincidir lo que se dice con lo que se hace, como bien lo definiera José Martí, héroe cubano. De nada sirve decir y decir y no practicar, ni sentir de verdad lo que se está diciendo y se proyecta hacer. El revolucionario debe estar armado de dos criterios centrales: Objetividad y Subjetividad. Y estas categorías son posibles desde la praxis, desde la originalidad y la realidad concreta de un continente carcomido por la barbarie capitalista, la cual es presentada pomposamente como civilización. Dice Néstor Cohan: “La civilización capitalista moderna representa hoy la barbarie”. [iii]

Así las cosas no es revolucionario quien se dedica exclusivamente a “devorar” libros, viajar por el mundo o “descrestar” con frases célebres, ser revolucionario implica compromiso intelectual, práctico y ético. Implica vencer dogmas y recrear el método marxista – leninista desde la realidad concreta. Hay una realidad diáfana que señala el hundimiento del sistema capitalista, lo cual no implica sentarnos a esperar que pase su cadáver y que todo sea fruto de las leyes inexorables. Hay que actuar consecuentemente, perfilar desde ya esa otra realidad por venir, el Socialismo.

Eliminar la mentira, el oportunismo, los seudo análisis dogmáticos y sectarios, superar el mecanicismo y la visión de que el marxismo – leninismo es infalible y todo poderoso, que se podría tergiversar con eliminar o colocar una coma. Todos esos juicios a priori, esos vacíos ideológicos los debemos superar en comunión si queremos conocer de verdad el pensamiento marxista – leninista en el venturoso siglo XXI. Y esto es posible si recreamos desde la teoría y praxis y nuestra realidad latinoamericana el marxismo – leninismo. Si miramos nuestra realidad con criterio amplio, dialéctico y generoso.

[i] COHÁN, Néstor. Marx en su (tercer) mundo hacia un socialismo no colonizado. Ediciones pensamiento crítico. Bogotá, D.C. Colombia, 2007. Página consultada página 16.

[ii] Ibíd. Página consultada 16.

[iii] Ibíd. Página consultada 17.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: