Posteado por: nelsonlombana | julio 18, 2012

“La caricatura es por antonomasia opinión”: Carlos A. Romero Santos

Carlos Arturo Romero Santos, gran caricaturista tolimense y colombiano. Foto nelosi

Carlos Arturo Romero Santos, gran caricaturista tolimense y colombiano. Foto nelosi

Por Nelson Lombana Silva .- PaCoCol

Uno de los grandes caricaturistas colombianos del momento es el maestro Carlos Arturo Romero Santos, tiene amplio reconocimiento nacional e incluso, internacional y es nacido en la ciudad musical de Colombia, Ibagué, el 24 de agosto de 1.958, hijo de Francisco Antonio Romero y María Alicia Santos. Está casado con Floralba Morales y es padre de dos hijas: Susan Tatiana y Cindy Lorena.

Sus caricaturas han sido publicadas en diversos medios de comunicación de resonancia regional y nacional como el semanario VOZ La verdad del pueblo, la revista semana, Actualidad Tolimense, Tolima 7 Días, El Nuevo Día, en varias páginas web, etc. En el 2009, el círculo de periodistas de Bogotá, CPB, le concedió premio nacional en reconocimiento a su dilatada y artística obra de caricatura.

Es una persona sencilla, profundamente humana y crítica del sistema capitalista. Se declara profundo admirador del proceso revolucionario cubano, relievando los alcances de la revolución en salud y educación, principalmente, a pesar del brutal y criminal bloqueo económico de los Estados Unidos por más de 50 años.  Rechaza categóricamente los epítetos de asesinos que los medios masivos les adjudican a los comandantes Fidel Castro y Manuel Marulanda Vélez. “Es una infamia, dice, ellos son luchadores por la paz y la justicia social”.

Es un artista de principios. Durante la triste administración del gobernador derechista, Oscar Barreto Quiroga, intentó utilizarlo a raíz del premio nacional CPB, para lavar su puerca imagen. El maestro Carlos Arturo Romero Santos no se dejó manosear, ni tentar por una medallita de cobre. A pesar de las directas amenazas de los que hacen parte de la cúpula del uribismo, su tarea profesional y crítica no la ha cesado un milímetro y sigue opinando y criticando el régimen capitalista y “las vacas sagradas del establecimiento” como bien definiera a la dirigencia nacional el escritor Álvaro Salom Becerra.

En medio de sus múltiples ocupaciones sacó un rato para hablar con el semanario VOZ La verdad del pueblo, la página Web: http://www.pacocol.org. Con sencillez, propia de los grandes, no se avergüenza de su clase social y habla con una sinceridad impresionante sobre su vida y el maravilloso arte y mundo de la caricatura. La entrevista completa es la siguiente:

1. Maestro Carlos Arturo Romero Santos: ¿Cómo fue su infancia en las calles ibaguereñas?

Como la de cualquier muchacho de estrato bien bajo aquí en Ibagué. Escuela, colegio, fútbol, hacer pinitos en la universidad de la vida que es la que la calle y adquirir de las mismas vivencias ciudadanas el conocimiento y formación cultural y política.

2. ¿En qué se entretenían los niños de su época?

Ha cambiado mucho, porque ahora el juego está en las redes sociales manteniendo alienados a los niños, totalmente embrutecidos, aunque no se descarta cosas buenas, pero por lo general la gente está inclinada hacia lo malo. En esa época era muy sano todo, eran los juegos tradicionales, especialmente el fútbol y muchas cosas más, no había tanta malicia, ni tanto bombardeo publicitario de los gringos a través del cine y la televisión, tanto mensaje subliminal, etc.

3. ¿Cómo llega usted a familiarizarse con la caricatura?

La caricatura es un don innato que no se aprende en ninguna academia, porque lo que es el manejo del retrato y todo eso, pero sí, claro, tiene que ir uno aprendiendo una formación mediante la lectura y de igual manera, una formación política y cultural para poder llegar a  hacer caricatura crítica.

4. ¿El dibujo es fundamental en la carrera del caricaturista?

Indudablemente, indudablemente, el dibujo se necesita porque si uno no es dibujante uno no puede hacer caricatura, pero aunque hoy en día hay mucho caricaturista muy fallo para manejar el retrato y el dibujo como tal.

5. ¿Recuerda usted su primera caricatura?

Concretamente no, pero sí cuando estaba niño dibujaba a mis compañeros y lo hacía fundamentalmente para burlarme y recochar, pero en realidad son cosas que se van adquiriendo poco a poco rayando y rayando.

6. O sea, ¿Desde muy niño, en la escuela ya usted mostraba su vocación, actitud y aptitud por la caricatura?

Sí, claro, eso del dibujo es una cosa que se lleva en la sangre, es un don que la persona va desarrollando sobre todo cuando crece y lo asimila como su profesión y lo concibe como su carrera. Lo único cierto es que eso se trae en la sangre.

7. ¿En qué momento de su vida decide dedicarse de lleno a la caricatura?

Como le decía anteriormente, las vivencias sociales y urbanas y amistades y todo, uno va adquiriendo por medio de la lectura amistades de cierta formación cultural, entonces, uno debate temas y eso va saliendo, aflorando de las reuniones y las tertulias con los amigos.

8. ¿Se puede vivir dignamente de la caricatura?

No que se diga que se pueda vivir dignamente de la caricatura, lo que sucede es esta sociedad nuestra tan pacata, es inaudita que una persona a parte de dar su trabajo en la sociedad, poner su granito de arena, tenga que hacer torcidos y buscar otras maneras como la “lagartería” para poder sostenerse, pues, vivir, vivir como tal no; no quiero decir que soy un “lagarto” pero le toca a uno revolverle muchas cosas para escasamente sobrevivir.

9. ¿Qué problemas y que satisfacciones le ha generado esta bella actividad de la caricatura?

Cuando uno tiene identidad, cuando tiene independencia, es normal que se presentes ciertos incidentes y se gane muchos enemigos, porque uno no puede cohonestar con esa politiquería y corrupción rampante. Es normal que se haga más enemigos que amigos, pero el valor agregado que deja es la satisfacción de uno cumplir con el deber de denunciar y luchar por las causas nobles y justas.

10. ¿Qué siente usted cuando observa que muchas personas miran con asombro sus caricaturas?

Es una satisfacción profunda cuando el público le comenta a uno sus caricaturas y siente uno que ha logrado despertar opinión, porque ese es el cui del asunto, cuando uno es opinado en algunas de las categorías que tiene el periodismo y uno logra generar opinión y conciencia. Eso es muy satisfactorio para uno.

11. ¿Hay colegas suyos del orden nacional o internacional que admire?

Sí, claro. Hay un cubano – por ejemplo – que publica en el universal de Méjico muy bueno, se llama Boligang. En el orden nacional tenemos en opinión a Turcido, muy bueno; Osuna, buenísimo, aunque ya está muy del otro lado porque ya hace parte del estrato 6 y hace parte de la élite, pero en su momento fue buenísimo; Shapeti; Ricardo Rendón, que es el papá de todos. Colombia tiene buena historia en cuestión de caricaturistas.[i]

12. ¿En qué momento usted produce o da vida a una caricatura? ¿Qué lo inspira?

La caricatura como cualquier espacio de opinión es un trabajo de 24 horas del día, porque se vuelve una forma de vivir y uno mantiene pendiente y se vuelve un estilo. Uno debe estar pendiente en todo momento. A mí me puede llegar la inspiración a las tres de la mañana y me levanto a hacer el apunte, la convivencia e interactuar con la gente en la calle, todo eso le sirve a uno.

13. ¿Cuánto tiempo le lleva para darle forma a una caricatura?

Es muy relativo. Muy relativo porque hay caricaturas que uno dura 15 días, 20 días, libreteándolas, echándole cabeza, cuadrándola. Hay otras que se le vienen de un momento a otro. El dibujo no tiene mayor importancia porque el dibujo uno se sienta y lo plasma y uno ya lo tiene formado en el disco duro, pero hay caricaturas que uno le toca darles muchas vueltas para poder lograr lo que uno quiere.

14. ¿Cuál es su estilo para hacer caricatura?

Mi estilo es muy clásico. Es muy clásico y mucha gente, (perdona la falta de modestia) que compara mi línea con Shapete o Rendón, esos caricaturistas que han sido muy clásicos y que han tenido una gran línea.

15. ¿Ha intentado imitar a alguno de los grandes de la caricatura?

No, no, porque las vivencias son diferentes y los tiempos y todo. De pronto puede uno tener influencia subliminal y no lo advierte, pero los tiempos son diferentes.

16. ¿Se podría decir que hay caricaturistas de derecha y de izquierda en el terreno del pensamiento político?

La caricatura por antonomasia es opinión. Entonces, eso depende de cada una de las posiciones que el caricaturista tenga. De todas maneras, cuando uno opina tiene la obligación y el compromiso de denunciar lo que es la corrupción o tomar posición política frente a desafueros y posiciones políticas del país. Eso sí va en cada cual de acuerdo a su formación que tenga y de sus propias posiciones. Además, de eso influye mucho la politiquería, porque también la politiquería ha infiltrado al periodismo y lo ha puesto de su lado.

17. ¿Alguna caricatura que le haya generado gran controversia incluso con los mismos periodistas?

Sí, ha habido varias caricaturas que han tenido reacciones muy violentas. Inclusive, aquí hubo una de los periodistas de Ibagué, porque muchos dejan mucho qué desear en su comportamiento, en los eventos sociales, en todo. Hubo una que causó mucho escozor. También hubo una que le hice a William Vélez y reaccionó muy fuerte en la cúpula del uribismo y hubo hasta amenazas de muerte.

18. Maestro Carlos Arturo Romero Santos: ¿Qué es una caricatura?

Una caricatura es un dibujo. Hay varios tipos de caricatura: La caricatura de opinión es un dibujo de opinión y es una manifestación de un punto de vista de alguien que se atreve a opinar; también hay caricaturas que son meramente artísticas, que la gente la hace por parte, pero  vaya y venga, porque eso, tendrá mercado, venta o comercio, pero uno que tiene un compromiso social adquirido, uno que tiene una posición política como opinión, lo importante es que sea todo un editorial. Una caricatura es un editorial completo.

19. Finalmente, ¿Qué consejos le daría usted a los jóvenes que quieren incursionar en este maravillo mundo artístico de la caricatura?

Tres cosas son importantísimas: La disposición para el dibujo es muy importante, que la gente le guste y rayar, rayar mucho y leer bastante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: