Posteado por: nelsonlombana | agosto 16, 2012

¿Por qué tanta rabia y calumnia contra Chávez y la revolución Venezolana?

Por Nelson Lombana Silva.-PaCoCol

(Ibagué, agosto 15 de 2012) La guerra mediática contra el comandante Hugo Chávez Frías y el proceso revolucionario que viene desarrollando en la hermana república bolivariana de Venezuela, tiene su explicación en lo que Carlos Marx definió como la lucha de clases. A partir de allí, se puede entender claramente la postura de los medios y la rancia oligarquía que patalea por recuperar su reinado opacado por la acción audaz del pueblo patriota comandado por su carismático líder.

El proceso revolucionario avanza en este país y las cifras y estadísticas señalan logros importantes, que ni la misma ultraderecha puede ocultar o negar. Una revolución es un cambio, una postura digna ante la vida y la felicidad de los pueblos. Eso es lo que está pasando en esta parte del continente latinoamericano, en la gran patria del Libertador Simón Bolívar. Por eso, la rabia de la oligarquía y por eso la brutal guerra mediática contra esta nación y su proceso revolucionario, habida cuenta que dichos medios son de los poderosos y por allí circula su ideología y sus intereses oligárquicos.

Hernando López, columnista del semanario VOZ La verdad del pueblo, escribe en la edición número 2651, una interesante nota resumida sobre la gran obra del presidente Chávez durante los trece años que hace que está al frente de este proceso democrático y revolucionario. Causa admiración por lo que viene sucediendo en la nación sudamericana.

Un proceso revolucionario real parte por la educación, la salud y el bienestar general del pueblo. Así lo hizo Cuba y ahora lo está haciendo la república bolivariana de Venezuela. Erradicó el analfabetismo e hizo que la medicina preventiva se impusiera sobre la curativa llegando hasta los barrios y las veredas más distantes con calidad y oportunamente. Se erradicó lo que pulula en Colombia: El paseo de la muerte.

En enero de 2011, el gobierno anunció la gran misión vivienda encaminada a la construcción de 150.000 viviendas para los más pobres. El 31 de diciembre de ese mismo año,  fueron entregadas 146.022, es decir, el 97 por ciento de lo presupuestado.

En el campo tecnológico, en las comunicaciones, se construyó el cable submarino, la conectividad con Brasil, el programa Canaima Educativo que en el 2011 entregó 934 mil 602 computadores portátiles a los niños, adquirió el satélite Simón Bolívar que tiene operatividad al cien por ciento y que permite tener a Telesur y medios alternativos de comunicación.

Ha ido derrotando la inflación, herencia nefasta del capitalismo salvaje. En 1998, antes de iniciar el proceso revolucionario esta era del 52.5 por ciento, el año anterior era del 22 por ciento. Se subsidia la electricidad en un 364 por ciento; el agua potable llega gratis a un millón 261 hogares.

El metro de Caracas tiene un subsidio anual de 2 mil 79 millones de bolívares. Por eso, el pueblo solo paga por el pasaje 1.5 bolívares y no 5. El Mercal distribuye un millón 322 toneladas métricas de alimentos, con un promedio del 76 por ciento por debajo de los precios del mercado capitalista.

La pobreza en 1999 era de 43.9 por ciento, en 2011 se ubicó en el 26.7 por ciento. El índice del desarrollo humano ascendió de 0,78 a 0,82. Antes del período revolucionario la inversión social era de apenas el 36.2 por ciento, en la actualidad es del 60.7 por ciento.

El esfuerzo en el terreno educativo es inmenso. Solo un ejemplo: En 1998 se hablaba de 75 mil estudiantes universitarios, en el 2011, se habla de dos millones 340 mil estudiantes universitarios. La inversión en ese mismo año era de un mil 183 millones de bolívares, ahora es de 23 mil millones de bolívares, es decir, un aumento de 1.800 por ciento. Por su parte, la cobertura en salud creció en 155 por ciento, fortaleciéndose el sector público estatal.

El pueblo bolivariano de Venezuela ha ido rompiendo paulatinamente el cordón umbilical con los Estados Unidos, asumiendo una postura digna, soberana y autónoma, contribuyendo decididamente a desarrollar entes propios como la CELAC, el ALBA, UNASUR.

Por eso, y mucho más, es la rabia de los Estados Unidos y la oligarquía contra el proceso revolucionario Venezolano y por eso la postura pusilánime de los medios masivos d comunicación. Estos tratan de tapar, ignorar o tergiversar los logros de la revolución, pero estos son más contundentes que resultan imposibles tapar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: