Posteado por: nelsonlombana | agosto 29, 2012

Agricultor de Dolores, Tolima, a la cárcel por presunto montaje militar

Agricultor de Dolores, Tolima, a la cárcel por presunto montaje militar (Herney Anacona Galindo, campesino detenido arbitrariamente por el ejército. Foto nelosi)

Agricultor de Dolores, Tolima, a la cárcel por presunto montaje militar (Herney Anacona Galindo, campesino detenido arbitrariamente por el ejército. Foto nelosi)

Por Nelson Lombana Silva.-PaCoCol

(Ibagué, Agosto 28 de 2012) Herney Anacona Galindo, propietario de la pequeña finca “El Progreso”, ubicada en la vereda Las Vegas, municipio de Dolores, Tolima, denuncia que fue allanada su humilde morada sin orden judicial, entrando como vulgares ladrones por la ventana a las dos de la mañana el 21 de agosto, militares pertenecientes  a la móvil tarea conjunto del Sumapaz y sin presentar orden de captura lo detienen junto con un trabajador, es llevado al puesto de policía de la cabecera municipal, lo hacen caminar y después lo suben a una turbo y lo trasladan al comando de la Policía de la calle 21 con carrera cuarta en Ibagué, Tolima, en donde es puesto en libertad sin mayores explicaciones.

La acción oportuna de organismos defensores de Derechos Humanos, como REINICIAR y el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, que colocaron una acción urgente permitió que el labriego junto con el trabajador fuera devuelto sano y salvo y sin el presunto montaje de los militares que al parecer buscaban presentarlo ante los medios de comunicación como subversivo que había participado de la incineración de una buseta en la vía Prado – Dolores a la altura del sitio denominado “Los Mangos”, el día inmediatamente anterior.

Señala el campesino que se le llevaron su carro varado, acabándole la caja de la cabrilla y adicionalmente le destruyen las portezuelas buscando cosas ilícitas que lo pudieran comprometer. Solo hallaron en el zarzo de su vivienda una bomba vieja para fumigar los cultivos como el café, un repuesto de moto, un pedazo de cable viejo y una escopeta vieja y mohosa calibre 16 que tenía para espantar las ardillas de sus cultivos. Según los militares, esos objetos son supremamente peligrosos y comprometedores.

Después de la odisea temeraria lo dejan en libertad. Pero, a las pocas horas y cuando aún no se reponía del susto fue nuevamente puesto preso en las calles céntricas de Ibagué y actualmente se encuentra en la penitenciaría de Picaleña de esta ciudad.

El campesino, que tiene más rasgo indígena, señala que hace cuatro meses llegó a esta zona, con su esposa y compró la pequeña chagra, dedicándose de cuerpo entero a la siembra de café, yuca, plátano, maíz y hortalizas, laborando hasta las siete de la noche. Denuncia que ha sido constantemente hostigado por los militares y la misma policía, quienes lo acusan de ser miliciano de la insurgencia que opera en la zona. Ha sido víctima de intensos interrogatorios, toma constante de fotografías y crudos señalamientos. Herney teme por su vida y la de su familia. Dijo estar dispuesto a regresar a su pequeña finca con miedo, teme que el ejército lo pueda matar en cualquier momento. Lejos estaba de imaginar que unos minutos después sería nuevamente detenido.

El semanario VOZ La verdad del pueblo y la página web: www.pacocol.org hablaron minutos antes de ser nuevamente detenido y esto dijo:

1.      Compañero Herney Anacona Galindo, usted fue detenido el lunes 20 de agosto en horas de la noche en su finca ubicada en el municipio de Dolores, Tolima. ¿Cuál es la historia completa?

Yo estaba durmiendo y llegaron a las dos de la mañana, se me metieron por la ventana y me dijeron que si no abría la puerta donde yo estaba durmiendo que me la tumbaban. Me dijeron que los acompañara, que les pasara las llaves del carro y me trajeron de allá para acá.

2.     ¿Cómo iban vestidos estos presuntos militares?

Iban vestidos de ese camuflado chispiado e iban encapuchados. Uno de civil que iba encapuchado y de resto todos iban de militar.

3.     ¿Qué tipo de armas portaban?

De esa que usa el ejército, de esa nueva.

4.     A las dos de la mañana lo detuvieron prácticamente en su cama, ¿Para dónde se lo llevaron?

Me llevaron a Dolores, al puesto de policía, me tuvieron ahí y después arrancamos para Prado y allá me detuvieron hasta que me hicieron caminar un rato, luego me montaron en una Turbo y el carro se lo llevaron ellos, me le dañaron lo que fue la cabrilla, la caja de la dirección, todo eso quedó vuelto nada y me tocó rebuscarme para arreglarla porque ellos no respondieron.

5.     ¿Qué le decían? ¿Por qué lo detuvieron?

Ellos me dijeron que me detenían porque encontraron unas cosas en la casa, pero yo de todas formas era inocente porque yo compre esa finca y eso había un timbito ahí de una bomba vieja y eso me lo pusieron ahí que era delito tener eso ahí. No fue más y me trajeron.

6.     ¿Un timbo de qué?

Un timbito de bomba vieja, de esas pequeñitas de fumigar los cultivos como el café. Eso estaba ahí y entonces, pues, me trajeron por eso, porque dijeron que eso era un delito.

7.     ¿A usted le leyeron la orden de allanamiento?

No señor, nada, nada de eso; me dijeron no más, de buen trato me lo dijeron, de resto nada más. Qué iba a hacer si se me metieron fue a la casa y entonces yo no podía hacer nada, me tocó abrirles y de una vez me quitaron las llaves y me dijeron que me viniera y todo y nos vinimos.

8.    ¿Usted estaba con quién?

Yo estaba con la mujer y otro señor, un trabajador. Sin hijos. Un trabajador, la esposa y yo, no más.

9.     ¿Qué le dijeron los militares a las demás personas?

Dijeron que a la mujer la dejaban pero que al trabajador lo traían.

10.¿Qué pasó con el otro trabajador?

Pues lo trajeron y hoy me llamó el trabajador (miércoles 22 de agosto) que lo habían soltado ya. Estaban diciendo que él era desmovilizado, que había jodido un soldado, pero entonces ya lo soltaron; hoy me llamó el muchacho y me dijo que estaba por ahí en la terminal de transporte, suelto.

11.   Es obvio que al detenerlo le leen la orden de captura. ¿Por qué lo detuvieron a usted?

No me dijeron nada. Me dijeron: Lo detenemos porque encontramos esas cosas por allá en el zarzo y no fue más.

12.  ¿Qué otras cosas encontraron en su casa?

Pues ahí había una batería de una moto, un control de carro una alarma, no sé, pero sacaron de por allá un pedazo de cable. Me preguntaron que qué era eso. Yo les dije que no sabía, que los que sabían era ellos que me traían porque eso era peligroso. Me trajeron la escopeta que yo tenía ahí. Dijeron que eso era peligroso y la trajeron. Una escopeta 16, viejita, mohosa y yo la había limpiado. Me la trajeron.

13.  ¿Usted es dueño de esa finca?

Yo soy dueño de esa finca, sí señor; hace aproximadamente cuatro meses que la compré. La finca se llama “El Progreso” y se encuentra ubicada en la vereda Las Vegas municipio de Dolores, Tolima.

14.  ¿Qué actividades desarrolla en la finca?

En la finca estoy sembrando café, yuca, plátano, maíz y así lo que es cilantro, cebolla para el consumo interno en la casa.

15.   Tengo entendido que los citados militares intentaron adjudicarle la quema de una buseta. ¿Eso es cierto?

Eso, eso, también me estaba diciendo el coronel; me dijo que se me había acabado la felicidad a mí que dizque porque yo había quemado un bus por acá en Dolores. Y yo inocente de las cosas, porque yo en Las Pavas tengo un negocito, allá juegan tejo, yo estaba jugando tejo, me había tomado unas cervecitas y ahí me fui para la casa y dijeron que yo era el que había venido a ayudar a quemar el bus. Las cosas no son así. El carro mío lo tenía varado y así se lo trajeron y por eso me le dañaron la caja de la dirección. No fue más.

16.  ¿Qué tipo de carro tiene usted?

Una Toyota haylux.

17.   ¿Qué piensa usted de todos estos sucesos y de la represión militarista?

Pues yo no sé. Pues como yo casi no sé leer ni nada, pues yo de todas formas pues, dando gracias a los amigos que le colaboran a uno por ahí, pues, de resto nada. Lo único que uno sabe es trabajar en lo relacionado con la agricultura.

18.  ¿Cuánto tiempo lo tuvieron incomunicado?

Estuve desde las dos de la mañana hasta el otro día como a las seis de la tarde, cuando me comuniqué con la mujer.

19.  ¿Cuál fue el trato que le dieron?

No me dieron ningún maltrato, solamente me explicaban lo que era. Me dijeron que les firmara y entonces yo no les firmé, les dije que hasta que no tuviera un abogado de confianza no les firmaba, entonces me llevaron al puesto de policía, ya al otro día me llevaron y como no me comprobaron nada me soltaron; me entregaron el carro ya desbaratado y uno de los que me llevaron lo tuvo hasta que me lo entregaron, entonces, me tocó rebuscarme para pagar los daños.

20.  ¿Fueron muchos los daños?

Pues el primer daño fue de $200 mil pesos y las compuertas las desbarataron pensando que seguro yo tenía algo en ese carro; me lo golpearon muy feo, eso quedó sonando muy feo, me toca hacerle un arreglito a eso, arreglitos que bien pueden costar un millón doscientos mil pesos, porque eso sonaba en la pavimentada eso suena como una cacerola. Ese carro no lo utilizaba por eso, porque yo lo tenía mal ahí. Pensaba traerlo a Ibagué para que me lo arreglen, pero como me cogieron así y se lo trajeron, de camino casi nos volcamos porque se salió el carro de la carretera, porque por ratos la cabrilla se pone tiesa, yo le dije: hermano, me van a acabar el carrito. Me dijeron: tranquilo que yo lo llevo suave, pero eso iban en pura primera y segunda, recalentándome el motor, y yo lo tengo recién reparado.

21. ¿Aspira usted a que el ejército le pague el arreglo de su carro?

Pues, sí señor. De todas formas si ustedes me colaboran, claro, que me paguen el arreglo del carro porque soy inocente de lo que ellos están pensando de mí. Me están formando una calumnia grande que yo había quemado ese bus y cosas que yo soy inocente. La misma comunidad se da cuenta que yo mantengo es trabajando, hay veces me toca trabajar hasta las seis y siete de la noche arrancando yerba, porque el monte no da espera.

22. ¿El allanamiento fue solamente a su casa o hubo otros allanamientos en la región?

En otras casas también se metieron. Pero, entonces, allá les gritaron que eran paracos, entonces los manes se abrieron y como había niños, pues, entonces, ya dejaron quieto, pero fueron a tres casas más. Claro, ellos no le abrieron la puerta hasta que no amaneciera. Porque, ellos no tenían las ventanas abiertas, en cambio yo sí tenía la ventana abierta y se me metieron por la ventana. Y una vez comenzaron que si no les abría la puerta que me la tumbaban. Entonces, yo les abrí la puerta y me dijeron que me viniera con ellos, entonces, yo me vine. Les dije: No hay problemas, yo me voy. Me vine y gracias a Dios que no me comprobaron nada y me soltaron, pero me le hicieron mucho daño al carro, porque de toda formas yo bien pobre y entonces, con qué voy yo a arreglar el carro.

23. ¿Teme regresar a la región de Dolores, a su chagra y que el ejército nacional lo siga molestando?

Claro, yo temo que como no me cogieron nada, ni me comprobaron nada, me la sigan montando por ahí porque, ahora qué día el sargento de la policía también me cogió y me tuvieron desde las seis de la tarde casi hasta la una de la mañana. Me decían que yo era miliciano, cuando en realidad soy un tipo trabajador, me molestaban porque estaba recién llegado por ahí. Eso me tienen fotografiado por todas partes, me hacen seguimientos; cosas que no son así. Les dije: comprueben, para eso está la cédula. Yo he trabajado en las petroleras. Averigüen para que se den cuenta que yo no soy como ustedes piensan. Hasta el mismo coronel que me cogió ahorita en Prado, él estuvo también allá, con un mayor, ellos tuvieron investigándome, no encontraron nada y tuvieron que soltarme. Ahorita con esa vaina que fueron y se me metieron a las dos de la mañana a la casa. No sé, por qué me están siguiendo y siguiendo, pero a mí no me encuentran nada porque yo mantengo es trabajando ahí.

 
24. ¿Lo consideran sospecho por estar recién llegado a la zona?

Eso, me tienen sospechas porque dicen que todos los que habitan en esa zona son guerrilleros y son cosas que a mí no me consta. De todas formas, el ejército ha estado en mi casa y nunca me han encontrado cosas raras, ahorita que les dio por ir a meterse a la casa a esa hora y por la fuerza sin presentar orden de allanamiento o de captura y traerme con carro y todo.

25. ¿Qué piensa usted hacer?

Pues, la verdad pienso irme nuevamente a trabajar. No sé, pero siempre me da nervios porque de pronto van y lo joden a uno por lo que está uno recién llegado por ahí. Vamos a ver. Hoy me voy, si Dios quiere, a seguir trabajando, a hablar con los miembros de la junta de acción comunal haber qué me ayudan a pensar, porque si me toca vender ese pedacito de tierra para irme para otro lado por allá a bregar, pues, me voy porque qué vamos a hacer, yo temo que de pronto vayan de noche y me maten ahí con la familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: