Posteado por: nelsonlombana | noviembre 14, 2012

No sorprende conclusiones Congreso del Polo… preocupan…

A Clara López Obregón y a Jorge Enrique Robledo, les pareció fácil expulsar a los Comunistas arbitraria e injustamente del Polo

A Clara López Obregón y a Jorge Enrique Robledo, les pareció fácil expulsar a los Comunistas arbitraria e injustamente del Polo

Por Nelson Lombana Silva .- PaCoCol

(Ibagué, noviembre 14 de 2012) No sorprende las conclusiones finales del tercer congreso del Polo Democrático Alternativo realizado por estos días en Bogotá, por el contrario, preocupan seriamente para quienes soñamos con cambios estructurales y democráticos de verdad para Colombia. Para quienes hemos venido luchando desde 1930 con conciencia social y de clase, sin sectarismos y sin ambigüedades, en aras de desarticular esta rancia y criminal oligarquía para que sea el pueblo quien tome las riendas del país y construya con su propia dinámica el Socialismo.

En eso no hemos vacilado un segundo los Comunistas, ni en los peores y aciagos períodos de matanzas selectivas por obra y gracia del Estado en estrecha relación con el militarismo – paramilitarismo, siempre hemos mantenido una conducta erguida y consecuente afirmando más con la práctica que con la teoría de que los principios no se negocian, cueste lo que cueste.

A Clara López Obregón y a Jorge Enrique Robledo, les pareció fácil expulsar a los Comunistas arbitraria e injustamente del Polo para maniobrar a las anchas y sin escrúpulos colocarse en contravía de la naturaleza del Polo y de la izquierda colombiana, so pretexto de satisfacer sus apetitos personales. Encontraron en los renegados: Wilson Borja, Carlos Romero y otros cuantos que piensan más con el estómago que con la cabeza, los soportes perfectos para apocar el movimiento que se proyectaba con tantas expectativas  y de paso colocarse al alcance de la derecha que lidera el vicepresidente Angelino Garzón y por qué no del mismo Santos, con el sofisma de quien es menos malo entre el candidato de Uribe y el señor Santos.

Sin crítica, sin autocrítica, sin una posición clara y contundente frente a los temas álgidos del momento como los diálogos de paz del gobierno con la insurgencia, la lucha de las masas populares por la base que encarna movimientos como la Marcha Patriótica, El Congreso de los Pueblos, la Minga indígena, la Coordinadora de Movimientos Sociales y Políticos, etc, transcurrió un congreso intrascendente donde los delegados discutieron y aprobaron lo que ya estaba aprobado: Ella para la presidencia y él para el senado.

Era de esperar la decisión de los mandamás de mantener al Polo en las alturas, divagando y haciendo cálculos gaseosos, metafísicos, distantes años luz de la lucha popular, campesina e indígena que se viene librando en las zonas más distancias de la martirizada patria. Estos “jefecillos” se empecinan en frustrar al pueblo colombiano de una oportunidad de cambiar la historia de Colombia.

Sin embargo, el discurso de la unidad que caracteriza a los Comunistas sigue latente y llama a las bases del Polo y a esos líderes populares, nobles y consecuentes a destronar esta casta de oportunistas y conducir al Polo Democrático Alternativo por los senderos de la lucha de clases sin vacilaciones de ninguna naturaleza. Quienes sentimos de verdad el pendón amarillo debemos izarlo con decisión y esperanza, basados en esa gran verdad escrita con sangre por el mártir del 9 de abril, el doctor Gaitán cuando dijo que el pueblo era superior a sus dirigentes. En las huestes de estos oportunistas hay gente pensante, crítica y consecuente. Con ellos debemos hacer causa común, un gran frente democrático, realmente de izquierda para avanzar.

Como dice la canción: “Aún la nave del olvido no ha partido, no condenemos al fracaso lo vivido”. Es más, volvamos y citemos a Gaitán, al decir: “Más vale una bandera limpia y solitaria sobre una cumbre que cien banderas tendías sobre el lodo”.  El problema electoral es importante, pero es más importante la unidad y la acción organizada del pueblo colombiano.

A los polistas de verdad, que los hay y tienen mucho que aportar a este proceso unitario y revolucionario, nuestra invitación a la unidad y a la acción. El congreso del Polo fue como una discusión de “yo con yo”, con algunas excepciones por supuesto. El resultado final era una especie de crónica anunciada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: