Posteado por: nelsonlombana | enero 23, 2013

Carestía en Cajamarca, Tolima, obliga a 200 familias a tomar lote

Carestía en Cajamarca, Tolima, obliga a 200 familias a tomar lote.- Foto nelosi

Carestía en Cajamarca, Tolima, obliga a 200 familias a tomar lote.- Foto nelosi

Por Nelson Lombana Silva.- PaCoCol

(Ibagué, enero 23 de 2013) Los efectos negativos contra el pueblo de los megaproyectos y la presencia de las multinacionales y transnacionales en el municipio de Cajamarca, Tolima, no se han hecho esperar. Se disparó dramáticamente el costo de los arriendos, el costo de vida, los servicios públicos, el transporte, etc.

El cuento de que los megaproyectos como el túnel de la línea, la doble calzada y la explotación de la mina de oro de la Colosa, eran la salvación para los habitantes de la considerada “despensa agrícola del Tolima”, se esfuma por encanto y la realidad amarga y dolorosa brilla en el amplio firmamento.

Por lo menos doscientas familias, más de 700 personas, se vieron obligadas a tomar por las vías de hecho un lote para construir su vivienda ante la incapacidad de poder cancelar el arriendo. Un pieza que antes costaba $50.000 pesos ahora cuesta $250.000, un apartamento decente $150.000 ahora cuesta $600 mil pesos, sin niños y la el usuario tiene que decir que trabaja con la transnacional Anglo Gold Ashanti.

La situación es compleja. Dramática. Bien constituye una especie de crónica anunciada, por cuanto los megaproyectos son para hacer a los ricos más ricos y a los pobres más pobres.

Hace ya prácticamente un mes estos 700 humildes campesinos: Niños, ancianos, jóvenes y mujeres embarazadas vienen levantando sus proyectos de vivienda a punta de paroi, plásticos y trozos de madera sin pulir. El alcalde Evelio Gómez, no se ha manifestado. Por el contrario, solo ha tenido tiempo para lanzar amenazas de enviarles los antimotines y el criminal Esmad.

Bautizado el terreno con el nombre de “Barrio Pueblo Nuevo” los ocupantes esperan del gobierno apoyo para construir sus viviendas dignas y han señalado estar dispuestos a luchar por ese espacio sin dar tregua. Esperan de las comunidades apoyo y solidaridad.

Los primeros medios de comunicación en hacer presencia en el sitio fueron el semanario VOZ La verdad del pueblo y la página web: www.pacocol.org, dialogando ampliamente con los principales voceros. Ellos son: José Hernández Ruiz, Farley Alfonso Agudelo y Yenny Constanza Ospina Estrada.

 –         Compañero José Hernández Ruiz: ¿Cómo los motivó a tomar posesión de este terreno?

Hombre, a nosotros nos motivó la situación económica que estaban viviendo nuestras familias. Lloro de rabia y de tristeza porque desgraciadamente los oligarcas son los que tienen el poder y como nosotros los pobres no tenemos las armas para lucharles a ellos, entonces nos aíslan. Ahí están las multinacionales que llegaron al pueblo y los megaproyectos que son tragedia para el pueblo como la mina la Colosa, el túnel y la doble calzada.

A nosotros nos dijeron que esas obras generaban vida para el pueblo, pero al contrario, lo está enterrando y no nos damos cuenta. La mina genera oro, sí, oro para otras naciones, ¿para nuestro pueblo? No. Al principio emplearon gente de la región pero al término de este año la sacaron y la gente está sin empleo con sus familias, solo sufriendo sus necesidades, hasta hambre y sin poder pagar un arriendo.

Anteriormente en el municipio de Cajamarca se conseguía un arriendo al precio de $150.000 un apartamento muy bueno, ahora usted va y por un apartamento le cobran $600.000 pesos; una pieza que antes costaba $50.000 pesos ahora cuesta $250.000. Lo primero que preguntan: ¿Cuántos hijos tiene? Si tengo no tengo derecho a esa vivienda. Les están negando el derecho a nuestros hijos a vivir bajo techo. Esa es la razón de nuestra lucha.

–         ¿Cuántos días llevan en este sitio luchando por el derecho a la vivienda?

Vamos para casi un mes de lucha. Hasta el momento nadie se ha manifestado a nuestro favor. Solo vino la señora inspectora municipal a decirnos que teníamos que desalojar inmediatamente, pero no nos ha dado una orden por escrito donde diga eso, porque si ella nos da la orden por escrito, nosotros formamos la pelea; mientras tanto seguimos esperando al alcalde haber qué solución nos da, porque él en su campaña y en su plan de vivienda ofreció casas a los cajamarcunos y así han pasado todas las anteriores administraciones y ninguna nos ha cumplido.

–         ¿Cuántas familias se encuentran en esta lucha por la vivienda en Cajamarca, Tolima?

En estos momentos hay un promedio de más de doscientas familias con sus hijos; somos aproximadamente unos setecientos por todos, con niños, ancianos, mujeres embarazadas. Viejos que por serlo no los quieren en otros lados, lo cual nosotros rechazamos porque ante todo debe primar el derecho a la vida.

–         ¿Cuánto tiempo considera que van a permanecer acá?

Vamos a durar aquí hasta que el gobierno nos dé solución. Decimos con franqueza: Si el gobierno nos agrede, nosotros agredimos porque estamos preparados para lo que nos toque, compañero. Estamos preparados para dar una batalla o una guerra. No nos sacarán tan fácil.

Le pido al gobierno nacional que mire esta problemática con realismo, mire las necesidades del pueblo campesino, mire que a nivel nacional hay un déficit grande de vivienda. Sepa el gobierno que las fincas se encuentran en manos de unos pocos, mientras que miles de colombianos luchamos por un pedazo de tierra para hacer una casa.

Estamos solicitando el número de casas requeridas. Estamos levantando el censo para precisar el número exacto. Son muchos los campesinos que necesitan vivienda.

–         ¿Qué ha hecho el alcalde municipal, Evelio Gómez, para resolver esta problemática?

El alcalde municipal en estos momentos no se ha manifestado en nada. Ni siquiera se ha dejado ver. Este lote es de invías y lo último que supimos que dijo el alcalde cuando vino un ingeniero de invías a preguntar qué se hacía con nosotros, contestó: Mándele los antimotines. Fue lo que respondió el señor alcalde. Ante esa situación tenemos que responder con la unidad y la organización de las personas que estamos acá. El ingiero le contestó: “No le podemos echar los antimotines a esa gente. Muchos de los que están acá votaron por usted alcalde y así nos paga. Algunos concejales se han arrimado aquí. Nos apoyan. Pero no podemos decir quienes porque si no se van contra ellos.

–         ¿Cómo están haciendo para sobrevivir con estas bajas temperaturas?

Afortunadamente contamos con gente humilde que nos apoya en algunas veredas, vamos por allá y recolectamos plátano, yuca, naranjas y de eso estamos comiendo.

También hablamos con otro vocero de la resistencia por la vivienda en esta municipalidad tolimense. Se trata de Farley Alfonso Agudelo. El diálogo fue el siguiente:

–         ¿Cómo se llama el sitio en el cual estamos ahora?

Desde que tomamos posesión de este terreno comenzó a llamarse barrio “Pueblo Nuevo” porque consideramos que este sea un barrio futuro para nuestros hijos. El bienestar no puede ser exclusivamente para la oligarquía. Vamos a frentiar como debe ser, a exigirle al gobierno que nos vea.

–         ¿Qué actividades vienen desarrollando?

En estos momentos nos estamos organizando como un solo grupo, una sola voz, una sola unión y así poder construir entre todos nuestras propias viviendas aquí, mientras el gobierno se digna darnos una vivienda humana, justa y digna para nuestros hijos.

–         Además de la vivienda, ¿Qué otras necesidades tienen ustedes?

Tenemos muchas necesidades. Somos personas desempleadas, mujeres cabeza de familia, ancianos que no tienen dónde vivir, gente que podemos trabajar pero no nos dan empleo. ¿Qué nos toca? Trabajar uno o dos días para rebuscarnos lo de la comida. No tenemos muchas veces ni para el mercado, muchas familias no tienen con qué comer, muchos menos para ir a pagar un arriendo de 500 o 600 mil pesos que vienen cobrando en Cajamarca, Tolima.

Se disparó el costo de vida totalmente con la presencia de los megaproyectos. Hoy resulta más económico ir a hacer mercado a Ibagué o Armenia que hacerlo en el propi municipio, sabiendo que Cajamarca es la despensa agrícola de Colombia y del Tolima.

–         ¿Cómo lo han venido afectando los megaproyectos y la presencia de la transnacional Anglo Gold Ashanti?

Hablamos de los malditos megaproyectos, no solamente de la megaminería, porque tenemos la doble calzada, el túnel y la mina de la Colosa. Han dado empleo pero muy pocos. La mina la Colosa generó un empleo durante algún corto tiempo, ahora desempleo más del 80 por ciento del personal que trabajaba allí. No sé las razones, los motivos. El túnel tampoco genera la misma cantidad de empleo que llegó a generar, lo mismo la doble calzada. Ellos salen con el cuento que necesitamos operadores de máquinas. Creo que el sena nos puede dar capacitación para hacer esa tarea, pero falta voluntad política. Me pregunto, ¿Por qué esas transnacionales no pagan una capacitación a las personas de la región? Resulta es trayendo gente de otras partes. Es más: hay personas de la región con capacidades y requisitos pero prefieren de otras regiones. Me pregunto: ¿No quieren saber del daño tan grande que nos van a hacer? Eso lo venimos viendo.

También hablamos con la compañera Yenny Constanza Ospina Estrada:

–         Compañera Yenny, ¿Cuál es esa experiencia en esta lucha por la vivienda?

Bueno, la experiencia que estamos viviendo ahorita es la necesidad que tenemos de vivienda y de empleo en Cajamarca. Ahorita estamos pagando unos arriendos muy carísimos, los servicios, la comida, todo subió de precio.

Nosotros lo que queremos es darle una vivienda digna a nuestros hijos, porque todos tenemos niños acá; queremos que el gobierno nos aporte y esté pendiente de nosotros, que el señor alcalde se manifieste, que esté pendiente de la comunidad cajamarcuna. Lo único que queremos es tener nuestra casa. Esta lucha es pacífica. No queremos violentar ni que nos violenten. Que el gobierno entienda que nosotras como madres cabeza de familia estamos preocupadas porque los hombres se quedaron sin trabajo.

Recordemos que Cajamarca era agrícola por excelencia, pero cuando llegó Anglo Gold Ashanti contrató “mucha” gente, pero en este año que terminó muchos hombres y mujeres quedaron sin empleo y con la carestía a cuestas. Así las cosas no tenemos para pagar un arriendo, dar una buena alimentación, menos los uniformes y útiles de estudio para los muchachos. Este lote ayuda a mitigar esa necesidad tan sentida que tenemos.

–         Bueno, ¿Y cómo están viviendo este lote?

Nosotros construimos en unos lotecitos. Algunos tomaron cinco metros de ancho por seis de fondo, otros tomaron un poquito más o un poquito menos. Los estamos encerrando en paroi, en poli sombra verde, en caucho negro. Ahí estamos. Por lo menos contamos con un “techo”.

–         ¿Cuál es la situación de los niños?

Muy bien. La situación social se ha sabido manejar por parte de nuestros voceros, porque han sido un apoyo para nosotros en la organización. Tuvieron muy en cuenta una partecita que es una recreación para los niños que nos parece importante.  Construimos alrededor del lote grande una cancha de fútbol para la recreación de los niños. Queda un poco distante para los centros educativos, pero nosotros los llevamos hasta puente hierro y ellos van al colegio y luego los recogemos nuevamente allí.

–         ¿Ustedes tienen la firme convicción de continuar acá?

Si dios nos lo permite porque es él el que tiene la última palabra. Claro, también tiene la última palabra el alcalde Evelio Gómez. Pensamos que así como tuvimos la razón para subirlo allá, él nos debe corresponder. Hay un barrio que lleva su nombre. Esperamos que nos ayude a nosotros. Esperamos una respuesta positiva del alcalde. No tenemos servicios públicos. Necesitamos que se haga presente. En el momento que él necesito lo apoyamos ahora pensamos que sea el apoyo de él hacia nosotros.

–         Llevan casi un mes y el alcalde no se hace presente, ¿Por qué?

Realmente no sé. Lo último que supimos fue que llegó un ingeniero a hablar con el mandatario y la respuesta de éste fue que le echen los antimotines, cuando él debería estar presente aquí respaldando su familia que somos todos nosotros.

Seguimos firmes, porque necesitamos un lote, un techo; además, tenemos buenos voceros y aportando aquí para las necesidades de todos. Entre todos nos estamos cuidando. Hay aquí personas desplazadas que no hemos recibido ningún tipo de ayuda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: