Posteado por: nelsonlombana | febrero 9, 2013

Reflexiones sobre periodismo en el día del Periodista

Voz la verdad del pueblo. Caricatura RVR

Voz la verdad del pueblo. Caricatura RVR

Por Nelson Lombana Silva

(Ibagué, febrero 9 de 2013) Hoy es la celebración del día del Periodista en Colombia. Sería la oportunidad para expresar nuestro reconocimiento a todos los periodistas éticos que con su trabajo han contribuido al desarrollo de la humanidad y han abierto grandes alamedas a la construcción de una sociedad humana, digna y feliz, sin privilegios de ninguna naturaleza. También el vivo reconocimiento a los comunicadores mártires que cayeron defendiendo su profesión, su ética y su compromiso con la comunidad, caso del camarada Manuel Cepeda Vargas. ¡Honor y gloria!

Sería oportuno, igualmente, aprovechar la efeméride para hacer una profunda y honrada reflexión sobre nuestra bella profesión en el sistema capitalista y en su modelo neoliberal. Una profunda crítica y autocrítica nos podría ubicar en el escenario real, nos permitiría mirar las diversas aristas de una profesión que también fue permeada por la competencia y la ley de mercado. Nadie podría decir hoy honradamente algo distinto de que la noticia y la información son vulgares mercancías que se venden al mejor postor.

El periodista Alberto Acevedo del semanario VOZ La verdad del pueblo nos convoca a determinar claramente el papel de los medios en la sociedad, lo mismo que su independencia frente al poder. Nos invita a uno sereno pero profundo auto análisis sobre nuestra misión y nuestro rol en un sistema inhumano que yace ya prácticamente en su ocaso. ¿Qué estamos haciendo realmente? ¿Qué responsabilidad nos cabe frente a la explotación del hombre por el hombre, la larvada violencia en nuestro país que ya supera los 50 años? ¿Hasta dónde somos cómplices en la gran podredumbre que hoy caracteriza la gran clase dirigente, la corrupción y la indiferencia frente a los diálogos de la Habana, entre el gobierno Santos y las FARC – EP?

¿A quién realmente estamos sirviendo? ¿A la justicia o a la injusticia? ¿A la paz o a la guerra? ¿Al obrero o al patrón? ¿Al Proletario o al Burgués? La reflexión debe ser profunda, bien meditada y bien honrada. No vale la pena engañarnos y nosotros mismos mentirnos. Sería más lamentable aún.

La crisis del capitalismo es integral. Es decir, no es solamente económica, es también política, social, cultural, ideológica y ética. ¿Qué ha dicho sobre el tema? ¿De parte quién está?

Los monopolios nos tienen maniatados, sin la posibilidad de pensar, nos tienen alienados y dominados. Sin embargo, pareciera que esa cadena nos gustara y no hacemos el menor esfuerzo por romperla y exigir libertad, autonomía, independencia y participación en la presentación o desarrollo de nuestra bella profesión. Incluso, nos da miedo exigir un salario digno.

Un caso concreto son los diálogos que se desarrollan entre el gobierno y las fuerzas armadas revolucionarias de Colombia, ejército del pueblo, FARC – EP. Causa lagrimeo por no decir más, la postura de los medios masivos de comunicación, con poquitas excepciones, sobre el hecho más trascendental de los últimos años para los 46 millones de Colombianos y Colombianas. Nada más ni nada menos que se está definiendo el futuro del país e incluso, de América Latina mínimo. Sin embargo, los medios masivos minimizan la trascendencia del suceso, se van por las ramas y lo atacan directamente, caso concreto y solo para colocar un ejemplo, don Darío Arismendi. Este sujeto es un verdadero “sicario del micrófono” y en consecuencia de nuestra hermosa profesión.

¿Qué periodista medianamente formado no sabe el lenguaje que se debe utilizar en el periodismo en el marco del Derecho Internacional Humanitario, DIH? ¿Qué periodista no sabe que la noticia tiene dos caras? ¿Qué periodista no sabe que hay que ir más allá del boletín de prensa? ¡Cuánta hipocresía! ¡Cuánta infamia contra un pueblo que aún cree en los periodistas!

Esas son reflexiones que deberíamos hacer en el día del periodista con la mayor honradez del mundo y sin auto flagelarnos por supuesto. Digamos hoy con toda franqueza y con plena conciencia social y de clase: ¿Estoy cumpliendo con mis deberes cabalmente o soy un simple robot de un sistema corrompido, inhumano y salvaje? Seamos honestos con nosotros mismos, aunque sea por el día de hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: