Posteado por: nelsonlombana | mayo 24, 2013

Comunistas comprometidos hasta los tuétanos con Marcha Patriótica

Por Nelson Lombana Silva

Marcha Patriótica

Marcha Patriótica

(Ibagué, mayo 25 de 2013) Nadie puede llamarse a equivocaciones, ni a vacilaciones entorno a la Marcha Patriótica. Los Comunistas, desde un principio, hemos acogido este proyecto social y político con decisión y sin ambigüedades, al precio de ser expulsados por una parte de la cúpula nacional del Polo Democrático Alternativo, en cabeza entre otros de: Clara López, Jorge Enrique Robledo, Dusán y Wilson Borja. El truculento cuento de la doble militancia terminó en engañifa poco creíble.

Ese grupúsculo se negó a participar de la marcha programada para el 9 de abril por la Marcha Patriótica y otros sectores políticos y democráticos, que movió más de un millón de compatriotas, dentro y fuera del país, con el peregrino cuento de que se estaba apoyando la reelección de Santos. Un desconocimiento de la esencia y naturaleza de la lucha de clases, o cuanto más, un rechazo o desprecio a los diálogos de la Habana (Cuba) y la solución política al conflicto social y armado que sufre Colombia hace más de 50 años.

Por encima de todas esas vicisitudes los Comunistas nos hemos mantenido firmes en la convicción de estar hasta los tuétanos con Marcha Patriótica, sobre la base que la unidad no se agota allí y que es necesario construir un frente amplio por la paz y la democracia, que le permita a la izquierda ser opción de poder en el 2014.

Los Comunistas tenemos la experiencia de ya casi 83 años de lucha y resistencia revolucionaria, ese acumulado tenemos que colocarlo al servicio de la Marcha con espíritu fraternal, crítico y autocrítico. Tenemos el deber moral y político de coadyuvar al desarrollo de la Marcha Patriótica, por cuanto ella encarna la esperanza de una segunda y definitiva independencia, es una construcción que parte de la base, además, es anticapitalista, antimonopolista y antilatifundista.

Debemos tener claro que su surgimiento es producto de la convergencia de las luchas y aspiraciones de hombres y mujeres que hacen parte de distintas propuestas orgánicas. Proceso que impulsa el desarrollo de lo popular, encarna el acumulado y propugna por la paz con justicia social, la defensa de los diálogos de la Habana (Cuba), la democracia, la soberanía nacional y la unidad latinoamericana.

La Marcha Patriótica es un proyecto social y político en construcción que toma lo mejor del Marxismo – Leninismo, Mariátegui, Simón Bolívar, María Cano y tantos otros pensadores populares consecuentes con los intereses del pueblo. Es un proyecto que llama al pueblo colombiano a romper las cadenas del analfabetismo político, la explotación, la miseria, el desempleo, el abandono secular de un régimen en decadencia, cada vez más incapaz de resolver los problemas sociales del pueblo, como la salud, la educación, la vivienda, etc. Hay que decirlo con franqueza: “Comunista que no se sienta Marcha Patriótica no es Comunista, está desenfocado o tiene profundas desviaciones ideológicas”.

La Marcha Patriótica en el Tolima es una realidad. Cada vez se depura más y cada vez se hace más atractiva al pueblo que aún no ha roto sus cadenas. Hacen parte de ella, campesinos, indígenas, jóvenes, hombres y mujeres, deseosos todos de contribuir a construir cambios estructurales.

Tiene su dirigencia clara las tareas prioritarias a realizar: La defensa de los diálogos de la Habana (Cuba), el desarrollo de las constituyentes por la paz, confrontar decididamente la locomotora minero – energética del presidente Juan Manuel Santos Calderón y su combo, crear equipos dinámicos para conformar comités patrióticos municipales, veredales, etc en todo el departamento.

Sus cuadros vienen entendiendo que las diferencias se resuelven fundamentalmente en el trabajo, en los escenarios propios a través de la franqueza y la fraternidad, despojándonos de los vanguardismos, sectarismos y grupismos. ¿Dificultades? Claro que las hay. No se pueden ocultar. Sin embargo, eso no es óbice para decir que el proceso camina. La espada de Bolívar avanza por el sur, el centro, el norte y el occidente de nuestro departamento Tolima.

El reto es grande y no podemos ser inferiores. Que el árbol no nos impida ver el bosque.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: