Posteado por: nelsonlombana | mayo 28, 2013

“La paz sí es posible”

“La paz sí es posible”

“La paz sí es posible”

Por Nelson Lombana Silva

(Ibagué, mayo 28 de 2013) Tal como lo dijera nuestro candidato al senado de la república por el Partido Comunista Colombiano para el período constitucional 2014 – 2018, Carlos A. Lozano Guillén, “La paz sí es posible”, en la medida que se vayan resolviendo las causas estructurales que dieron origen a este larvado conflicto que ya supera las cinco décadas.

La noticia de que ya el primer punto de la agenda de la Habana (Cuba) está prácticamente convenido es un augurio de que los tambores de la paz se vislumbran allá distante, pero posible y como dijo un comandante guerrillero: “la paz está más cerca”.

No es fácil. Los enemigos de la paz son poderosos: El imperialismo estadounidense, la oligarquía altamente transnacionalizada y los titiriteros de éstos de la talla del cavernario Álvaro Uribe Vélez, el presidente Santos, el vicepresidente de la república Angelino Garzón, el ministro de guerra Juan Carlos Pinzón, la mayoría de medios masivos de comunicación, un alto sector del clero, etc.

La burguesía pretende una paz exprés y gratis, lo cual es totalmente absurdo por la complejidad que encarna el conflicto colombiano, la prolongación en el tiempo y la necesidad de invertir dinero para superar en parte las causas que originaron el conflicto.

En ningún momento la burguesía y el Estado Capitalista han renunciado a la violencia. En ese sentido señala el estudioso Víctor Manuel Moncayo: “El conflicto violento subsiste y continúa, con nuevos elementos derivados de los cambios ocurridos en el mundo del narcotráfico, de la subsistencia del paramilitarismo ahora renombrado como “bandas criminales” (llamadas Bacrim)”.[i]

Considerando el expansionismo capitalista, la acumulación originaria, primitiva y violenta del capital, que son su esencia y naturaleza, desarrollada por la política monroísta de “América para los Americanos) (¿Para Estados Unidos?), el camarada Nelson Raúl Fajardo Marulanda, señala:

“Es una acumulación acompañada de un terrorismo de Estado, ideológicamente alimentado, por la doctrina del “enemigo interno”, elaborada en el Pentágono y la CIA, para destruir toda opción que atente contra sus propósitos en el continente, pero también nutrida por un anticomunismo visceral y primitivo, de una oligarquía, que acude al fanatismo religioso, a los estados pasionales de las masas enajenadas por los medios de comunicación y al sectarismo político. Son componentes que se conjugan para crear y reproducir un Estado de terror permanente, en la población, que paraliza su organización y su capacidad de movilización y lucha”. [ii]

El reto de hacer la paz con justicia social está sobre esa dolorosa e inexorable realidad, donde la lucha de clases se exacerba cada vez más, por cuanto cada vez el capitalismo es más incapaz de solucionar los problemas de la humanidad y, a su vez, cada vez el Proletariado se desarrolla, se organiza, toma conciencia social y actúa con más beligerancia y decisión.

Así, es que los resultados de la Habana hasta ahora son extraordinarios. Pero, eso nos compromete a meterle más pueblo a este proceso, alimentarlo y defenderlo de los lobos hambrientos que hay por ahí amamantados por el gran capital.

“El acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, se debe fortalecer con las constituyentes por la paz, ya sea de carácter nacional, regional o local. Se trata que el pueblo entienda que allí, se está definiendo su futuro, por lo tanto, es su deber expresarse y decir cómo quiere que esa paz se materialice en su caso concreto.

Con razón dice el camarada Jairo Estrada Álvarez, sobre estos diálogos: “Representan el hecho político de mayor significado en la historia presente colombiana tras la ruptura de los diálogos de San Vicente del Caguán con esa misma guerrilla, hace más de una década”.[iii]

Teniendo en cuenta todas vicisitudes, los colombianos y colombianas estamos en el deber de insistir y persistir en cambiar la correlación de fuerzas a favor de la paz. Fue alentadora la estruendosa movilización del pasado 9 de abril, el evento de mujeres por la paz recientemente realizado en Caquetá, la movilización de la juventud, especialmente los estudiantes, la resistencia de los indígenas y las manifestaciones de los afrodescendientes, rom y la comunidad LGTB. Sin embargo, hay que duplicar los esfuerzos, no echarnos a dormir. Ahora más que nunca hay que estar con los ojos abiertos.

[i] ESTRADA, Jairo. (coordinador) Solución Política y Proceso de Paz en Colombia. Colección contexto. Ocean sur una editorial latinoamericana. Primera edición 2013. Página consultada 12.

[ii] Ibíd. Página consultada 53.

[iii] Ibíd. Presentación Página 1.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: